Los muertos en Myanmar podrían no ser identificados nunca

Decenas de miles de personas muertas por el ciclón del mes pasado podrían no ser identificadas nunca debido a que sus cadáveres están muy descompuestos y muchos quedaron muy lejos de sus viviendas, anunció la Cruz Roja

La tarea de enterrar a aproximadamente 78.000 cuerpos se ha visto opacada por los esfuerzos para ayudar a los 2,4 millones de sobrevivientes del ciclón Nargis, muchos de los cuales carecen de suministros adecuados de alimentos, agua y refugio, indicó el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Como resultado, cadáveres aún hinchados yacen desperdigados por el delta del río Irrawaddy más de cinco semanas después del paso de la tormenta, mientras que otros cuerpos podrían haber sido arrojados a canales o a fosas comunes sin lápida.

"Muchos ahora se encuentran en un avanzado estado de descomposición y la información que hemos podido reunir es que muchos de los cadáveres afectados por las oleadas fueron despojados de ropa y de cualquier objeto que permitiera identificarlos", dijo Craig Strathern, portavoz de la Cruz Roja en Myanmar, anteriormente conocida como Birmania.

La Cruz Roja ha recibido reportes de que algunos cuerpos quedaron a más de 6 kilómetros de su lugar de origen, agregó.

La semana pasada, la organización humanitaria comenzó a distribuirle a voluntarios bolsas para guardar cadáveres y formas para anotar dónde fue enterrado un cuerpo y cualquier detalle que permitiera identificarlo, afirmó Strathern.

Sin embargo, se mostró escéptico de que haya algún esfuerzo en gran escala para identificar a las víctimas, principalmente porque las leyes de Mianmar permiten que las familias declaren muerto a alguien después de tres semanas de desaparición.

"Ciertamente no estamos al tanto de ninguna iniciativa que intente lograr una identificación positiva de los cadáveres", señaló el funcionario. "No sé a qué se deba. Si las familias no lo exigen y si no hay un imperativo legal en el sistema, no se va a lograr mucho".

Temas relacionados