Más de 40 líderes inician la cumbre entre la UE y los países mediterráneos

Más de 40 jefes de Estado y Gobierno iniciaron este domingo la cumbre Euromediterránea de París, con la que se quiere abrir una nueva página en la relación entre la Unión Europea y sus vecinos mediterráneos.

"Tenemos todos la convicción de que el sueño europeo y el sueño Mediterráneo son inseparables", afirmó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en su discurso de apertura.

Sarkozy destacó los logros del "Proceso de Barcelona" de cooperación euromediterránea lanzado en esa ciudad en 1995, pero dijo que ha llegado el momento de relanzar la relación con nuevos medios y "en pie de igualdad entre el Norte y el Sur".

El presidente francés destacó el objetivo común de lograr la paz en la región: "Vamos a construir la paz en el Mediterráneo igual que hemos construido la paz en Europa", recalcó.

La reunión va a lanzar la "Unión por el Mediterráneo", en la que se busca incrementar la cooperación en pie de igualdad, con unas estructuras permanentes de Gobierno y con la realización de proyectos concretos de infraestructuras.

Sarkozy hizo una mención específica a varios líderes presentes, entre ellos al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, por la reticencia española inicial a que del nombre de la iniciativa desapareciera la expresión "Proceso de Barcelona".

"No se trata de borrar Barcelona, señor Zapatero, sino de hacer más a partir de Barcelona", afirmó el anfitrión de la reunión.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, quien ejerce la copresidencia de la reunión, señaló por su parte que "hoy hemos dado un gran paso hacia nuestro destino común y estoy convencido de que iremos muy lejos por esta vía".

Mubarak dijo que los países del sur del Mediterráneo tienen actualmente 272 millones de habitantes, que serán unos cien millones más en 2030, e insistió en que hace falta crear las infraestructuras y los empleos para poder "reducir la fractura" entre el Norte y el Sur "a su nivel más bajo posible". "Os invito a preguntaros cuál será la situación del sur del Mediterráneo en el 2030 y en el 2050, y cuáles serán las consecuencias que eso tendrá para los países del norte", manifestó Mubarak.

El presidente egipcio señaló que el Proceso de Barcelona tuvo fortunas diversas, éxitos y fracasos, y éstos últimos se debieron a los fracasos del proceso de paz en Oriente Medio.

Destacó los logros del Proceso de Barcelona, en el terreno, con los acuerdos de asociación, aunque reconoció que no se pudo hacer todo lo que hubieran querido "En este sentido, Mubarak pidió al presidente palestino, Mahmud Abás, y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, que sigan con el proceso de paz con vistas a la constitución de un Estado palestino".

Esta cumbre ha convertido a París en la capital diplomática mundial durante este fin de semana, en el que Líbano y Siria anunciaron la próxima apertura de relaciones diplomáticas y se celebró una reunión entre Abás y Olmert.

" No vamos a encontrar la paz esta tarde, pero hace falta buscarla", señaló Sarkozy.

Temas relacionados