Mianmar requiere 1.000 millones de dólares tras ciclón

Mianmar requiere al menos 1.000 millones de dólares en los próximos tres años para apoyar la normalización de las vidas de los sobrevivientes del ciclón Nargis, indicó el lunes un informe encabezado por la ONU.

Es la primera evaluación de amplio alcance de las secuelas del meteoro, el cual dejó al menos 84 mil muertos. El ciclón del 2 y 3 de mayo provocó alrededor de 4.000 millones de dólares en daños, refirió el documento preparado por las Naciones Unidas, la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) y la junta militar de Mianmar.

Los perjuicios en activos fueron calculados en 1.700 millones de dólares y las pérdidas de ingresos en 2.300 millones de dólares.
 
La tormenta devastó grandes extensiones del delta del río Irrawaddy y de la región de Yangón, en las que mató al menos 84.537 personas y dejó 53.836 desaparecidos, de acuerdo con la junta.
 
El secretario general de la ASEAN, Surin Pitsuwan, dijo que las partes involucradas en el informe buscan recibir al menos 1.000 millones de dólares en ayuda internacional para apoyar las acciones de asistencia humanitaria durante al menos los tres próximos años y enfrentar “una tragedia de inmensas proporciones”.
 
“La misión por delante es a todas luces enorme y tomará mucho tiempo, mucho esfuerzo”, expresó Surin en rueda de prensa, flanqueado por los cancilleres de los 10 países de la ASEAN y del principal funcionario de la ONU en cuestiones de ayuda humanitaria, John Holmes.
 
La ASEAN propició los contactos entre los donantes internacionales y la junta militar de Mianmar, la cual se negó en un principio a permitir el ingreso de socorristas extranjeros. La junta también insistió en el control absoluto de la asistencia internacional, y provocó que la entrega se demorara semanas mientras los sobrevivientes esperaban ayuda en condiciones desesperantes.
 
Durante una conferencia de donantes luego del ciclón, los asistentes exigieron un acceso total a las zonas más azotadas por el meteoro, así como una evaluación independiente de la ayuda para evitar que fuera derrochada o robada.
 
“Estos dos puntos siguen en pie”, subrayó Holmes. “Es importante tener un informe sobre este aspecto para que los donantes tengan la seguridad de que los recursos están siendo bien gastados... y de que la asistencia futura esté totalmente justificada”, añadió al pedir a los donantes que “sigan siendo generosos”.

 

 

Temas relacionados