Ministros del G8 acuerdan un nuevo marco global de ahorro de energía

Los ministros de Energía del G8 acordaron este domingo el establecimiento de un nuevo marco de ahorro de energía que sirva para luchar contra el cambio climático y los crecientes precios del petróleo, tras una reunión en Aomori, Japón.

Los representantes de Energía de Japón, EEUU, Canadá, Alemania, Francia, Italia, el Reino Unido y Rusia establecieron las bases de la llamada Sociedad Internacional para la Cooperación en la Eficiencia de la Energía e invitaron a otros países como China, la India y Corea del Sur a unirse a su iniciativa.

Se trata de la primera vez que se reúnen los líderes de Energía del G8 y de estas tres economías emergentes para hablar de los desafíos del futuro energético.

"La seria preocupación por los elevados precios del petróleo" fue el tema central de la reunión, que congregó a representantes de once países, que son responsables de cerca del 65 por ciento de la demanda de energía y de las emisiones de dióxido de carbono del mundo.

"Todos los responsables de la política energética debemos trabajar juntos reconociendo el papel crucial de las políticas financieras y macroeconómicas para la resolución de las cuestiones económicas actuales", dice el comunicado conjunto.

El precio del petróleo, que es más del doble que a principios de 2007, alcanzó el viernes el máximo histórico de 139 dólares por barril en Nueva York.

Los responsables de Energía discutieron además sobre cómo solucionar la inestabilidad actual del mercado del crudo, acordaron la necesidad de invertir más dinero, y que se comparta más información entre los países productores y los consumidores.

Sin embargo, los ministros no llegaron a un acuerdo sobre las principales causas de esta inestabilidad debido a sus diferentes posturas económicas, según la agencia local de noticias Kyodo.

Algunos países industrializados como EEUU, que insisten en la necesidad de que se recorten las subvenciones sobre los productos derivados del petróleo, apuntaron al desequilibrio entre la oferta y la demanda como la causa principal de la inestabilidad.
Por otro lado, varios países europeos y China consideraron que la inyección masiva de dinero especulativo procedente de los fondos de alto riesgo "hedge fund" es la que está disparando los precios del crudo.

Las diferencias sobre este aspecto se reflejaron en el comunicado conjunto, en el que no se incluía una opinión clara sobre la inversión especulativa en el mercado de las materias primas, según Kyodo.

"Los determinantes de los precios del petróleo son complejos y muchos consideran que incluyen factores a corto plazo tales como políticas de suministro de algunos productores, niveles de inventario y tensiones geopolíticas", recoge el comunicado.

Así, los once países convinieron que se debe realizar "un análisis más exhaustivo de los determinantes del mercado del petróleo" y añadieron que esperan continuar hablando de este tema en la reunión de ministros de Finanzas que se celebra en Osaka los próximos viernes y sábado.

Dentro de la Sociedad Internacional para la Cooperación en la Eficiencia de la Energía, los países participarán de forma voluntaria.

Sin embargo, el G8 cree que es absolutamente esencial que las economías emergentes que más energía consumen formen parte activa de la nueva iniciativa, según Kyodo.

La Agencia Internacional de la Energía, AIE, formada por 27 países industrializados que no incluyen a China ni a la India, contribuirá al establecimiento del nuevo marco, conocido como IPEEC.

Según la AIE, China y la India serán responsables de casi la mitad de la expansión de demanda de energía entre 2005 y 2030, y además el primero superará a EEUU como el mayor consumidor mundial de energía en 2010.

Los términos del acuerdo del IPEEC son aún muy generales, pero se espera que a finales de este año los países participantes concreten los detalles del nuevo marco, que incluirá reuniones al más alto nivel e informes anuales.

Las dos reuniones de Aomori servirán de base para la cumbre que reunirá al G8 en julio en la isla de Hokkaido, Japón, en la que el cambio climático y el aumento de los precios del petróleo y los alimentos estarán en lo más alto de la agenda.

Temas relacionados