Morales aplaza diálogo hasta después de último referendo autonómico

El Gobierno de Bolivia aplazó hasta el próximo 23 de junio la reanudación del diálogo para solucionar la crisis política de Bolivia, un día después del referendo autonómico de la región petrolera de Tarija, que será el último de los cuatro previstos en el país.

El diálogo, en el que no participa el principal partido opositor Poder Democrático y Social, Podemos, ni los prefectos autonomistas del país, debía haber continuado mañana lunes, pero finalmente ha sido postergado dos semanas, confirmó hoy a Efe el jefe de los senadores del gubernamental Movimiento Al Socialismo, MAS, Félix Rojas.

Pese a esas ausencias, la mesa de negociaciones reúne al MAS, a tres partidos opositores minoritarios y a prefectos del oficialismo, bajo la mediación de la Iglesia Católica, delegados de Colombia, Argentina y Brasil y de la Organización de Estados Americanos, OEA.

Según Rojas, la decisión de postergar las conversaciones se produce porque la comisión técnica encargada de compatibilizar el proyecto constitucional del MAS y los estatutos autonómicos no ha terminado su trabajo y ha pedido más tiempo para hacerlo.

Tras remarcar que esa fue la razón para dar un plazo adicional de trabajo, el legislador aclaró que el calendario del diálogo no está supeditado a los resultados del referendo autonómico de Tarija, proceso que el Gobierno desconoce, al igual que los de Santa Cruz, Beni y Pando.

"Este plazo no ha surgido subordinado al referendo de Tarija. Han sido las circunstancias las que han hecho que coincidan las fechas", apuntó.

La población de Santa Cruz fue la primera región que aprobó sus estatutos autonómicos con un respaldo del 85,6 por ciento; mientras que en Beni fue de 79,5 por ciento y en Pando, del 81,9 por ciento.

El Gobierno ha descalificado esos resultados por considerarlos fruto de una consulta ilegal y "secesionista", denunció fraude en estos referendos regionales y destacó que la abstención y el "no" a los estatutos representa al menos a la mitad de la población de esos departamentos.

Los prefectos autonomistas, apoyados por su colega de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, y por los dirigentes cívicos de Chuquisaca, pidieron a Morales que reconozca como válidas esas consultas, como una condición para asistir al diálogo.

Además, el director de Autonomías de la Prefectura de Santa Cruz, Carlos Dabdoub, comentó al diario La Prensa que no tiene sentido llegar a acuerdos antes del 10 de agosto, porque en esa fecha se celebrará un referendo revocatorio sobre el mandato de Morales y los prefectos.

"Muchos prefectos y el mismo presidente pueden ser revocados", justificó Dabdoub, sobre esa fecha en la que se celebrará una consulta que definirá la continuidad o revocación del mandato de esas autoridades.

El jefe de Podemos, el ex presidente Jorge Quiroga, dijo al mismo rotativo que no participa en el diálogo porque, a su juicio, varias actuaciones del oficialismo han sembrado "desconfianza".

Agregó que su partido busca "un pacto de concertación" para que la nueva Constitución reconozca los procesos autonómicos en marcha y hará público un borrador de Carta Magna como una muestra de la "voluntad" que tienen de solucionar el conflicto político.

Temas relacionados