Moscú niega que reducción de crudo esté vinculada con antimisiles

Rusia reconoció que redujo los suministros de crudo a la República Checa, pero negó que esto sea una respuesta al acuerdo entre Praga y Washington para instalar en territorio checo el radar del escudo antimisiles norteamericano.

"El comercio con la República Checa y otros socios tradicionales no está relacionado de ninguna manera con el problema del despliegue del tercer sector posicional del escudo antimisiles en Europa", declaró el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Kisliak.

El diplomático confirmó que Moscú se propone tomar medidas militares de respuesta al despliegue del escudo norteamericano en territorio checo y polaco, salvo "si EE.UU. demuestra que ese sistema no estará dirigido contra Rusia".

"Qué medidas tomaremos, lo dirán los especialistas militares, que son los que tomarán la decisión", indicó, citado por la agencia Interfax.

Mientras, el monopolio de oleoductos ruso, Transneft, reconoció que Rusia ha reducido los suministros de crudo a la República Checa, pero aseguró que esto se debió a razones económicas y no políticas.

"Esto no tiene nada que ver con la política. Es puro comercio", declaró el vicepresidente de Transneft, Mijaíl Barkov, a la Agencia de Información de Petróleo.

El funcionario explicó, sin dar nombres, que las dos compañías rusas que suministran crudo al Estado checo redujeron esas entregas porque "han encontrado posibilidades de refinar el petróleo en Rusia en unas condiciones más ventajosas".

Al tiempo, afirmó que ese descenso de suministros será compensado bastante pronto por otra compañía rusa, cuyo nombre tampoco precisó, que "está interesada" en exportar crudo a la República Checa.

La reducción actual de las entregas de crudo "es un asunto puramente técnico y comercial", con el que Transneft no tiene nada que ver, insistió Barkov.

La semana, pasada, la revista checa "Euro24.cz" reveló que los suministros de petróleo ruso al país por el oleoducto Druzhba sumarán en julio sólo 300.000 toneladas, en vez del medio millón contratado con anterioridad.

Según Interfax, los suministros de crudo al Estado checo corren a cargo de las petroleras rusas Bashneft y Tatneft, que en los primeros cinco meses de este año exportaron a la República Checa 1,4 millones y 617.000 toneladas, respectivamente.

Un portavoz de Tatneft explicó que el descenso de los suministros a la República Checa se debió a una "redistribución de los volúmenes de petróleo", que será compensada con el correspondiente aumento de las entregas en agosto y septiembre.

Temas relacionados