Ocho muertos en enfrentamientos con rebeldes comunistas

Ocho personas murieron en sendos enfrentamientos librados entre la guerrilla comunista y el Ejército en el norte de Filipinas durante el pasado fin de semana.

En uno de estos enfrentamientos, dos guerrilleros murieron en una ofensiva de las tropas filipinas contra un campamento secreto de la guerrilla comunista situada en la provincia de Abra, al norte de la isla de Luzón, según dijo el general Melchor Dilodilo.

Dilodilo calificó de “éxito” la operación y aseguró que la localización del lugar se produjo gracias a “la información ofrecida por los ciudadanos, que están hartos de las actividades de extorsión y otras atrocidades cometidas por los comunistas”.
 
Señaló que se trata del segundo campamento que el Ejército descubre este año en Luzón, donde está extendida la guerrilla. También el pasado fin de semana, los rebeldes comunistas llevaron a cabo una emboscada contra un convoy de civiles y mataron a cuatro personas, entre ellas un adolescente de trece años.

Los insurgentes bloquearon una carretera de un área montañosa en la provincia de Abra, lo que obligó a una camioneta con catorce pasajeros a parar, momento en el que comenzaron a disparar.

El jefe del Ejército filipino, Alexander Pumecha, precisó que los atacantes remataron a algunos de los civiles en el mismo lugar y que otros cinco pasajeros, incluidos el conductor y un bebé de 19 meses, resultaron heridos.

Según el militar, los insurgentes atacaron a los civiles en represalia por la muerte de uno de sus miembros, Lilitte Racquel, alias “Ka Trina”, en octubre de 2007.

La guerrilla o Nuevo Ejército Popular es el brazo armado del ilegal Partido Comunista de Filipinas y sus filas se estima que están integradas por al menos 5.700 combatientes regulares.

Desde que en 1969 emprendieron la lucha armada, los combates son regulares en las áreas del norte de la isla de Luzón. Los rebeldes se resisten a aceptar el alto el fuego que les exige el Gobierno para reanudar el proceso encaminado a lograr un acuerdo de paz duradero que ponga fin a casi cuatro décadas de guerra en las remotas zonas rurales, las más pobres del país.

Temas relacionados