Parlamento polaco ratifica Tratado de Lisboa tras fin de oposición conservadora

El Parlamento polaco (Sejm) ratificó el Tratado de la Unión Europea con los votos de la formación de los gemelos Kaczynski, Ley y Justicia (PiS), y la oposición de una minoría de diputados de ultraderecha, con lo que se pone fin a tres semanas en las que los conservadores bloquearon dicha aprobación.

La ratificación se produce después del acuerdo alcanzado este fin de semana entre el primer ministro polaco, el liberal Donald Tusk, y el presidente del país, el conservador Lech Kaczynski, quien finalmente logró convencer a su hermano gemelo y líder de la oposición, Jaroslaw Kaczynski, para que aceptase la aprobación.

Un total de 384 diputados de 452 votaron a favor del Tratado de Lisboa, que fue aprobado en su redacción original, aunque acompañado de un decreto parlamentario en el que se recogen las exigencias del partido de los gemelos Kaczynski, que ya no estarán incluidas en el tratado, como inicialmente demandaban los conservadores.

Durante las últimas semanas, el líder de Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, amenazó con no ratificar el texto si no se incluían una serie de enmiendas que asegurasen la supremacía de la Constitución polaca frente a la Carta Europea de Derechos Humanos, una referencia al pacto de Ioannina y la prevalencia de la soberanía nacional frente al derecho comunitario.

Estas "medidas de salvaguarda" constituyen una auténtica obsesión para los Kaczynski, que con ellas pretenden asegurar la "tradición moral polaca" y dotar al país de las herramientas jurídicas necesarias para evitar la posibilidad de que la UE imponga en Polonia el matrimonio y la adopción por parte de homosexuales.

A pesar de que el decreto aprobado hoy recoge estas demandas, una parte de los diputados de Ley y Justicia considera que no es suficiente y votó en contra de la ratificación, lo que abre una crisis en la formación de los gemelos Kaczynski.

También los parlamentarios más cercanos a la ultraderecha se posicionaron en contra del texto europeo e, incluso, denunciaron con preocupación que la fecha elegida para la ratificación coincida con el cumpleaños de Judas Iscariote, según el calendario cristiano.

Temas relacionados