Podrían reabrir aeropuerto de Tegucigalpa, Honduras

El aeropuerto internacional de Toncontín, de Tegucigalpa, podría ser reabierto a los aviones de más de 42 pasajeros dentro de dos semanas, según aproximaciones del Gobierno y sectores capitalinos que demandan esa medida, informó hoy una fuente municipal.

El alcalde de Tegucigalpa, Ricardo Álvarez, dijo a la prensa que en la reunión celebrada ayer con el presidente hondureño, Manuel Zelaya, se acordó que el aeropuerto sería reabierto a aviones grandes dependiendo de un informe de la Organización de Aeronáutica Internacional (OACI) .

La OACI deberá presentar su informe en al menos ocho días y establecerá qué tipo de aeronaves reúnen las condiciones para aterrizar y despegar en Toncontín.

El aeropuerto capitalino está cerrado a aviones de más de 40 pasajeros luego del accidente de un Airbus 320 de la compañía TACA, que dejó un saldo de cinco muertos, el 30 de mayo pasado.

La aeronave se salió de la pista al parecer por error humano y cayó sobre una calle que conecta con un bulevar en el extremo sur de la capital hondureña.

A raíz del accidente, Zelaya ordenó el cierre del Toncontín para aviones grandes y anunció que en 60 días estará habilitada para eso la base local "Enrique Soto Cano" , en el departamento central de Comayagua, 75 kilómetros al norte de Tegucigalpa Honduras comparte esa base con militares de Estados Unidos, país que la construyó a inicios del decenio de los 80 del siglo pasado a un coste de 30 millones de dólares.

La disposición de Zelaya ha afectado a líneas aéreas internacionales, hoteles, comerciantes, taxistas, tiendas, y otros sectores que viven directa o indirectamente de la actividad que genera la aviación comercial en Tegucigalpa.

Los sectores afectados exigen la reapertura del Toncontín a los aviones grandes de las líneas internacionales, que han desviado sus vuelos a San Pedro Sula, norte del país.

Según el acuerdo logrado anoche, el informe de la OACI será discutido por el Gobierno y los sectores capitalinos para determinar si el aeropuerto vuelve a sus operaciones normales.

Cualquier decisión no alterará la del Gobierno hondureño de seguir en su objetivo de que la capital del país disponga de un aeropuerto más seguro, porque el Toncontín tiene problemas de aproximación en su cabecera sur, lo que obedece a los cerros que cruzan Tegucigalpa y lo corto de la pista, que mide 1.800 metros.

La iniciativa del presidente Zelaya es respaldada por todos los sectores, siempre y cuando no se afecte al Toncontín mientras se construyen las nuevas obras en la base "Enrique Soto Cano" , que además incluye una autopista de cuatro carriles desde Tegucigalpa.

últimas noticias