Polémica tras incendio en centro de retención de indocumentados

El incendio provocado el domingo en el mayor centro de retención de inmigrantes indocumentados de Francia ha relanzado el debate sobre la retención de extranjeros pendientes de expulsión.

El centro de Vincennes, en París, donde estaban recluidos 249 inmigrantes sin papeles, fue pasto de las llamas ayer, al día siguiente de la muerte de un tunecino, víctima de un ataque cardíaco.

La Prefectura de policía de París indicó, en la evacuación del centro, se fugó uno de los internados, y no 14 como había dicho anteriormente, y que diez de los 18 hospitalizados por intoxicación de humo serán dados de alta este lunes.

Un responsable de la asociación de ayuda a extranjeros sin papeles Cimade dijo que hacía más de seis meses de que alertaba sobre la situación “explosiva” en el centro, que ha sido escenario de huelgas de hambre, disturbios y actuaciones controvertidas de la policía para restablecer el orden desde finales de 2007.

Según la Cimade, única asociación autorizada a estar presente en estos centros de retención, hubo un conato de rebelión el domingo, que motivó la intervención de la policía, seguida de forcejeos y luego de varios focos de incendio provocado en algunos cuartos del centro, antes de que se generalizaran las llamas.

Los inmigrantes internados fueron trasladados a otros centros del país durante la noche, mientras los expertos de la policía científica trataban de determinar las causas precisas del incendio y se levantaba una polémica sobre las responsabilidades.

El domingo precisamente, cuando parte de los internados protagonizaba disturbios en el centro, unos 30 militantes de un colectivo de sin papeles y de la Red de Educación Sin Fronteras (RESF) se manifestaban ante el edificio para exigir su cierre.

Un portavoz del partido conservador en el poder, UMP, denunció hoy las “provocaciones” de colectivos con el “riesgo de poner en peligro la vida de extranjeros retenidos”.
 
“Sean cuales sean las causas del incendio”, que la justicia deberá determinar con “toda independencia”, “la responsabilidad de los poderes públicas ya está comprometida” debido a la “sucesión de dramas que golpean a los sin papeles internados” en Vincennes, replicó la Liga de Derechos Humanos, tras recordar que hace meses que denuncia “las condiciones inhumanas” de los recluidos.

Para el opositor Partido Socialista (PS), lo ocurrido el domingo es “el resultado de la política de las cifras” que lleva a cabo el Gobierno conservador en materia de inmigración, en alusión a los objetivos anuales fijados para la expulsión de indocumentados.

“Esos centros de retención están hacinados con todos los riesgos que eso comporta”, denunció un portavoz del PS, mientras que un diputado socialista afirmó que “no se puede tratar a los inmigrantes en condiciones inhumanas, sea cual sea su situación”.

Temas relacionados