Pondrán chips a tiburones tras dos ataques mortales en el sur de México

Las autoridades mexicanas pretenden poner chips a los tiburones que lleguen cerca a la costa de la localidad turística de Zihuatanejo, en el sur de México, para poder estudiar su comportamiento, tras dos recientes ataques mortales de escualos a surfistas.

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Guerrero (Semaren), Sabás de la Rosa, confirmó que posiblemente la semana próxima se firmará el plan y comenzarán a marcar a cientos de escualos para recabar los datos
“Nos urge mucho la investigación”, agregó el funcionario, quien considera prioritario entender por qué están llegando más tiburones a las costas.

En la zona han fallecido desde fines de abril dos surfistas que fueron atacados por tiburones, un hecho inusual allí que ha motivado patrullajes de vigilancia, advertencias para que los bañistas tomen precauciones e incluso la caza de varios escualos.

Sin embargo las playas no han sido cerradas y se ha solicitado la colaboración de especialistas en ataques de tiburones, entre ellos el estadounidense George Burguess.

La semana pasada el especialista sugirió que el tiburón o los tiburones causantes de las dos muertes podrían ser de la especie “toro”, de entre tres y cuatro metros de largo.

La hipótesis que se maneja es que la especie, que no es común en esa área, podría haberse aproximado más de lo normal adonde están los surfistas debido a que las aguas registran un enfriamiento fuera de lo común.

Este fenómeno podría atribuirse al fenómeno de “La Niña”, que produce importantes alteraciones climáticas en la cuenca del océano Pacífico.

La investigación la harán de forma coordinada el Instituto Nacional de Pesca (INP) y la Semaren.

De la Rosa anunció que los tiburones a los que se colocarán los localizadores podrían llegar hasta mil. “Pueden ser más o menos, pero ninguno de ellos se va a matar”, aclaró.

El fin último de la investigación será “saber cuál es el comportamiento” de los tiburones y analizar especialmente sus patrones de alimentación y migración cerca de las costas del municipio de La Unión-Zihuatanejo, uno de los más turísticos de Guerrero, donde también se halla el famoso balneario de Acapulco.

Según De la Rosa, no es la primera vez que se realiza un estudio de estas características en el país, pues ya se había hecho uno hace años frente a las costas de Huatulco y Puerto Escondido, en el sureño estado mexicano de Oaxaca, vecino al de Guerrero.

Temas relacionados