Con promesa de evitar sacerdotes pederastas, Papa inicia visita a EE.UU.

<p>Durante su vuelo a Estados Unidos, el papa Benedicto XVI prometió que la Iglesia Católica trabajará para asegurarse de que los pederastas no se conviertan en sacerdotes.</p>

El Papa dijo estar "profundamente avergonzado" del escándalo de abuso sexual entre el clero que manchó a la Iglesia Católica en Estados Unidos y que trabajará para asegurarse de que los pederastas no se vuelvan sacerdotes.

"Constituye un gran sufrimiento para la Iglesia en Estados Unidos, para la Iglesia en general y para mí personalmente que esto haya podido ocurrir. Me resulta difícil comprender cómo fue posible que sacerdotes traicionaran de tal manera su misión... ante estos niños. Estoy profundamente avergonzado y haremos todo lo posible para que esto no vuelva a suceder", afirmó el Papa.

El máximo jefe de la Iglesia dijo que está empeñando en trabajar para asegurarse que tales abusos no vuelvan a ocurrir. "Decididamente excluiremos a los pederastas del ministerio sagrado", dijo Benedicto en inglés. "Es más importante tener buenos sacerdotes que muchos sacerdotes. Haremos todo lo posible por cicatrizar esta herida" .

Benedicto habló en respuesta a las preguntas de reporteros a bordo de un avión especial de Alitalia que lo transporta hacia Washington, la primera escala de su peregrinaje a Estados Unidos. El Papa dijo también que hablará sobre el tema de la inmigración cuando se reúna con el presidente estadounidense, George W. Bush.

Durante su gira, Benedicto visitará también Nueva York, donde dará un discurso en la sede de las Naciones Unidas y visitará el lugar donde se alzaban las torres gemelas del Centro de Comercio Mundial. Bush recibirá a Benedicto en la Base Aérea Andrews, en la primera ocasión en que el mandatario recibe a un dignatario extranjero ahí.

El papa Benedicto XVI permanecerá hasta el próximo 21 de abril, y no sólo visitará Washington sino también Nueva York. Benedicto XVI viaja en un avión "Boeing 777", de la compañía Alitalia, que despegó del aeropuerto romano de Fiumicino a las 12.00 hora local, y que también utilizará para su vuelo a Nueva York y en el regreso a Roma.

En el avión, que los estadounidenses han bautizado como "Shepherd One" (El Pastor One), para compararlo con el "Air Force One" del presidente de EEUU, tiene previsto aterrizar en la base aérea Andrews, en las inmediaciones de Washington, en horas de la tarde de este martes.

Benedicto XVI fue despedido por el decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano; el cardenal vicario de Roma, Camillo Ruini, y el obispo de la diócesis de Porto-Santa Rufina, en cuya jurisdicción se encuentra el aeropuerto de Fiumicino, Gino Reali.

El Papa viaja acompañado por una delegación formada, entre otros, por el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarciso Bertone, y los purpurados norteamericanos presentes en Roma Joseph Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y James Stafford, penitenciario mayor.

En el séquito papal no viaja el cardenal estadounidense Bernard Francis Law, arcipreste de la basílica romana de Santa María la Mayor, y que cuando era ex arzobispo de Boston confesó haber protegido a un párroco que abusó de jóvenes de su congregación.

También forman parte del séquito el médico personal del Pontífice, Renato Buzzonetti; el portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi; miembros de la seguridad del Vaticano, y 70 personas más entre periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión.

La visita a Estados Unidos es el octavo viaje internacional de Benedicto XVI en sus tres años de Pontificado, y el segundo intercontinental -el primero fue Brasil en mayo del año pasado-, y si no se considera el viaje realizado a Turquía en noviembre de 2006.

Con este nuevo viaje de Benedicto XVI, Estados Unidos será, junto con Polonia, el país más visitado -en nueve ocasiones- por los papas.

Mientras que al igual que Turquía, el país norteamericano habrá recibido la visita de tres papas diferentes, Pablo VI, Juan Pablo II y ahora Benedicto XVI.

A su llegada a Washington, el Papa será recibido por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su esposa, Laura, así como el nuncio del Vaticano en el país, Piero Sambi, para después trasladarse a la sede de la nunciatura apostólica para descansar de las 10 horas de viaje.

El miércoles, el Papa será recibido por Bush en la Casa Blanca y tras los tradicionales discursos se reunirán en privado.En este viaje, el Papa tiene previsto pronunciar un discurso ante la Asamblea de las Naciones Unidas, visitar la "zona cero" en Nueva York, y celebrar dos misas en estadios de béisbol. Benedicto XVI tiene previsto regresar a Roma al aeropuerto romano de Ciampino sobre las 10:45 del 21 de abril.

Temas relacionados

 

últimas noticias