Protesta no alcanzó las expectativas en Santiago

Los maestros chilenos convocaron el martes a una protesta masiva en las calles de Santiago, pero no lograron lo que esperaban. Protestan contra el proyecto de ley General de Educación, que se debate en el senado.

Al menos 100 personas resultaron detenidas, y cuatro manifestantes y cinco policías fueron heridos.

El Colegio de Profesores de Chile y la Central Unitaria de Trabajadores convocaron para el martes cuatro manifestaciones en Santiago de Chile -ninguna de las que fue autorizada por la Intendencia Metropolitana- a la que esperaban una participación de al menos 15.000 personas.

Hace menos de un mes, cuando el proyecto de ley fue debatido en la Cámara de Diputados, unos 10.000 profesores se reunieron en Valparaíso para manifestarse ante el Congreso.

Pero el martes menos de 3.000 personas -entre maestros, trabajadores de otros gremios, estudiantes de enseñanza secundaria y dirigentes vecinales- salieron a las calles de la capital chilena a protestar por la norma que sustituirá a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), aprobada durante la dictadura (1973-1990).

La ministra de Educación, Mónica Jiménez, lamentó que los maestros convocaran la movilización desautorizando la prohibición de las autoridades. Jiménez agregó que le cuesta entender por qué profesores y estudiantes exigen que la Ley General de Educación no sea aprobada en el Parlamento, ya que eso supondría mantener la actual norma, aprobada en los años ochenta, durante el gobierno militar.

El Ministerio de Educación aseguró que el seguimiento del paro a nivel nacional fue de apenas un 4,5 por ciento, con unos 70 centros paralizados, principalmente en las ciudades de Santiago, Valparaíso, Calama y Coquimbo.

Las protestas piden que se refuerce la educación pública y que los centros de enseñanza -que actualmente son dirigidos por los municipios y por empresarios privados- vuelvan a manos del Estado.

Hacia la media mañana varios centenares de profesores y estudiantes se congregaron en Plaza Italia, centro neurálgico de Santiago, pero cuando iniciaron su recorrido por la Alameda, principal arteria de la ciudad, las fuerzas especiales de Carabineros disolvieron por la fuerza a los manifestantes con carros lanza-agua y gases lacrimógenos.

Temas relacionados