Quito notifica a Washington que desaloje Base de Manta en noviembre de 2009

El Gobierno de Ecuador notificó de forma oficial al de Estados Unidos que desaloje la base militar de Manta hasta noviembre del próximo año, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores en Quito.

El Gobierno avisó a la embajada estadounidense en Quito su decisión de dar por concluido el "Acuerdo de Cooperación" bilateral suscrito el 12 de noviembre de 1999 sobre el uso de la base en Manta, situada en el oeste de Ecuador y destinada a la lucha contra el narcotráfico en la región.

Ese acuerdo establecía el "acceso y uso por parte de los Estados Unidos de América de las instalaciones de la Base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana en Manta para actividades antinarcóticos", precisó un comunicado oficial de la Cancillería.

El texto señaló, asimismo, que "en conversaciones mantenidas con funcionarios estadounidenses se acordó que las operaciones que se realizan (en el puesto de Manta), amparadas en el mencionado acuerdo, terminen en el mes de agosto de 2009".

En esas conversaciones también se acordó que "el proceso de retiro del personal extranjero de la Base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana en Manta" finalice en noviembre de 2009, señaló el documento.

Según unas estipulaciones del acuerdo, "las instalaciones del Puesto de Avanzada estadounidense (FOL, por su sigla en inglés) serán transferidas a la autoridad correspondiente de la Fuerza Aérea Ecuatoriana" , detalló el texto de la Cancillería.

El acuerdo sobre la base de Manta se aprobó durante el Gobierno del ex presidente democristiano Jamil Mahuad, cuyo mandato concluyó anticipadamente en enero de 2000, luego de que aprobara la dolarización de la economía ecuatoriana y en medio de la peor crisis financiera de la historia del país.

La presencia del contingente estadounidenses en Manta generó, desde su instalación, sospechas de amplios sectores sociales de Ecuador de que ese puesto servía para apoyar la lucha contra la guerrilla en Colombia.

Además, la captura y hundimiento de barcos pesqueros que transportaban de forma ilegal emigrantes ecuatorianos hacia EE.UU. generó duras críticas en Ecuador.

El actual presidente ecuatoriano, el izquierdista Rafael Correa, anunció desde la campaña electoral que lo llevó al poder en enero de 2007 su decisión de dar por terminado el acuerdo con EE.UU. sobre el FOL de Manta.

La embajada de EE.UU. en Quito ha ratificado que Washington respetará la decisión de Correa y que retirará su puesto antinarcóticos, cuando concluya el acuerdo.

En esa base operaba un contingente de soldados y contratistas estadounidenses y, desde allí, patrullaban aviones provistos de radares, como los Awacks.

Temas relacionados