Renuncia de Olmert haría tambalear proceso de paz

La decisión de Ehud Olmert de dejar el cargo en medio de un proceso diplomático en Oriente Medio ha asestado un revés a las negociaciones de paz, tanto con los palestinos como con Siria.

Es probable que el próximo líder israelí asuma una línea dura hacia los países árabes vecinos. Sin embargo, si Olmert es capaz de concretar algún progreso en el tiempo que le queda, su sucesor podría verse en dificultades para deshacerlo.

También cabe la posibilidad de que no sea reemplazado por un halcón, pese a que las encuestas revelan que el político más popular en Israel es el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, que se opone a la mayoría de las concesiones de paz.

En un anuncio emotivo el miércoles, Olmert dijo que dejará el cargo en septiembre en vez de presentarse en la elección primaria de su Partido Kadima, que la ha convocado en respuesta a una serie de investigaciones por corrupción contra el primer ministro.

Las complejidades de la política parlamentaria israelí permitirían que Olmert —que podría ser acusado formalmente de haber aceptado soborno de un empresario judío estadounidense— se mantuviera en el cargo durante varios meses, posiblemente hasta bien entrado el 2009.

En su discurso, Olmert dijo que buscará la paz “mientras siga en mi puesto” y que “estamos más cerca de nunca de entendimientos concretos” con los palestinos y los sirios.

La decisión de Olmert de retirarse tiene lugar en medio de proyectos trascendentales pero inconclusos, cuyos resultados afectarán profundamente el curso de la política en el Oriente Medio: un proceso de paz entre Israel y el gobierno palestino moderado a cargo de Cisjordania, una tregua parcialmente implementada entre el gobierno de Olmert y los militantes de Hamas que controlan la Franja de Gaza e, indirectamente, las conversaciones con Siria con mediación turca.

Las autoridades palestinas manifiestan su esperanza de que la inestabilidad política israelí no torpedee sus delicadas conversaciones. Ahmed Qureia, el jefe del equipo negociador palestino, estaba en Washington para consultas en la Casa Blanca y el Departamento de Estado cuando Olmert hizo su anuncio.

Dijo que la secretaria de estado norteamericana Condoleezza Rice sigue empeñada en un acuerdo de paz. “Los estadounidenses deben saber muy claramente nuestra posición” en las conversaciones de paz, dijo, de modo que Washington puede ayudar a garantizar que cualquier futuro líder israelí cumpla todo progreso que ya se haya logrado”.

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas