Siete años después, Beijing está lista

Desde el 13 de julio de 2001, día en que Beijing recibió la noticia que iba a ser la sede de los Juegos Olímpicos, la ciudad china se alista para recibir a más de dos millones y medio de visitantes. Se han construido doce nuevas edificaciones en las cuales se desarrollarán 302 eventos deportivos de 37 disciplinas diferentes.

Siete años lleva la capital china en construcción y remodelación de su estructura para convertirse en la ciudad olímpica más importante del planeta. El Estadio Nacional (Nido de Pájaro), la Villa Olímpica, el Parque Forestal, el Cubo de Agua, el sistema de transporte y el Aeropuerto de Beijing son algunas de sus obras futuristas con las que se mostrarán ante el mundo para estar a la vanguardia de las olimpiadas 2008.

El Estadio Nacional, llamado Nido de Pájaro, es el nuevo ícono de China, este recinto deportivo tiene cabida para 91 mil espectadores, con 330 metros de largo, 220 metros de ancho y 69 metros de altura. Está equipado con un sistema de energía solar y de recogida de agua de lluvia para su riego y limpieza. En este lugar se llevará a cabo la inauguración y la clausura de los Juegos, así mismo, las pruebas de atletismo y la final de fútbol.

El Centro Acuático Nacional, popularmente conocido como el Cubo de Agua, tiene capacidad para 15 mil espectadores. Para su construcción se utilizaron 100 mil metros cuadrados de cojines de tela (ETFE) inflados con agua con los que se recubrirá el cubo, protegiéndolo de los rayos ultravioleta. Este lugar consta de dos piscinas, una para natación y la otra para salto.

La Villa Olímpica se inauguró el pasado domingo. Este complejo está conformado por 42 edificios que hospedarán a 16 mil atletas y entrenadores. Tiene una extensión de 66 hectáreas, cuenta con restaurantes, casas de té, cafeterías, peluquería, sala de internet, estación de bomberos y una clínica.

Esta sede tiene dos escenarios principales, uno es cuadrado que simboliza la tierra y el otro es redondo que representa el cielo. Todas las construcciones de Beijing se basan bajo cuatro principios fundamentales: ubicación, forma, equilibrio y espacio. Desde hace 700 años la arquitectura china ha manejado estos conceptos, principalmente el de la distancia, para jugar con las emociones de la población.

El Aeropuerto de Beijing se convirtió en la terminal aérea más grande del mundo, al año se espera que transiten cerca de 50 millones de pasajeros. La tecnología que se dispuso para el desarrollo de éste transporta 25 mil maletas por minuto. Igualmente, los dispositivos de seguridad están controlados por cámaras que detectan el paso de explosivos o armas.

El aeropuerto, en forma de dragón, tiene siete pisos de alto, está compuesto por tres fases que se unen por un tren de alta velocidad. El interior de la edificación es tan amplio que los pasajeros se moverán de un lado a otro a través de bandas transportadoras.

El sistema de transporte, todavía en construcción, tiene actualmente cuatro líneas ferroviarias con 600 kilómetros de largo, diariamente se transportarán a 126 mil pasajeros. Para 2015 este sistema estará compuesto por once líneas, convirtiéndose en el sistema de movilidad más significativo del mundo.

Beijing es una ciudad que soporta 13 grados bajo cero en invierno, 36 grados en verano, tormentas de arena, de polvo y los catastróficos terremotos. Todas estas nuevas construcciones vanguardistas están hechas para soportar cualquier eventualidad del clima.

La polución  ¿Una traba para los olímpicos?

Los Juegos Olímpicos se han convertido en un reto del Gobierno chino, por lo que han tenido que combatir problemas como la polución para dar la talla con el evento deportivo más relevante del mundo. Desde 1998,  Beijing ha invertido 16 mil millones de dólares para contrarrestar la contaminación ambiental, para esto fue necesario trasladar la ‘capital de hierro’, uno de los focos que más emite gases del mundo, a las afueras de la ciudad.

De la misma forma,  se construyó el Parque Forestal Olímpico en el cual se sembraron 500 mil árboles que se convirtieron en el pulmón verde de Beijing. El parque tiene un lago, en forma de dragón, con agua reciclada mediante a sistemas de filtración y una montaña con 48 metros de alto. En este lugar se realizarán las competencias de tenis, tiro con arco y hockey.

El gobierno de Beijing, desde hace siete años penaliza a las fábricas que emitan más gases de lo permitido, la multa es de dos mil dólares.  Los carros no pueden superar el límite de gases y los buses de diesel fueron reemplazados por gas o electricidad.

últimas noticias

¿Qué está pasando con los jueces de Perú?

¿Hijos o mascotas?