Tensión en Bolivia por referendo contra Evo Morales

El próximo 10 de agosto los bolivianos decidirán si revocan el mandato de Morales, así como el de varios gobernadores de la oposición. Polémica por la iniciativa.

El prefecto opositor Manfred Reyes Villa rechazó este sábado acudir al referendo revocatorio en contra de lo decidido por sus colegas de la oposición, que aceptaron el plebiscito al que someterán sus cargos, junto al presidente y vicepresidente de Bolivia, el próximo 10 de agosto.

El prefecto (gobernador) de Cochabamba dijo a los medios que no estaba enterado de la decisión de rectificar la determinación de no asistir al referendo asumida por el llamado Consejo Nacional Democrático (Conalde) en Tarija el pasado 22 de junio. Esta organización está conformada por los prefectos opositores a Morales de las regiones de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Cochabamba.

Horas antes el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, había informado que los prefectos de la oposición habían decidido "en conjunto ir a ese referendo revocatorio de la imposición y el capricho del presidente de la República". Reyes Villa recordó que el Conalde determinó no concurrir al revocatorio tras el referendo para aprobar un estatuto de autonomía del sureño departamento de Tarija, que cerró el ciclo de consultas similares iniciado por Santa Cruz y replicado por Beni y Pando.

Se mostró sorprendido por la rectificación de sus colegas de acudir al plebiscito y afirmó: "Nosotros no vamos a someternos a un referendo tramposo", en una señal de una división de criterios entre los prefectos del Conalde.

El próximo 10 de agosto está prevista la celebración del referendo revocatorio, que había sido propuesta en diciembre por Morales como salida a la crisis y aprobada en mayo por el senado (que controla la oposición) por unanimidad.

Los prefectos del Conalde objetaban el referendo revocatorio porque a su juicio favorece al presidente, pues establece que cesará el mandato de las autoridades si la votación en su contra es igual al porcentaje y el número total de votos obtenidos en los comicios de 2005, cuando fueron elegidas.

Así, para revocar al presidente sería necesario casi un 54 por ciento de votos en contra, mientras para prefectos como el de La Paz bastaría con alrededor del 38 por ciento o el 48 por ciento en el caso de Santa Cruz.

Temas relacionados

 

últimas noticias