Un gran sismo en Tokio dejaría atrapados a millones de japoneses

Cerca de cinco millones de personas se quedarían atrapadas en el centro de Tokio y deberían volver andando a sus casas en caso de que se produjese un fuerte terremoto en la capital japonesa, según un estudio publicado.

El informe, realizado por la gubernamental Comisión de Prevención de Desastres, señala que, si el área metropolitana de Tokio sufriera durante un día laborable un terremoto de intensidad 6 en la escala japonesa de 7, podrían llegar a producirse aglomeraciones de hasta seis o más personas por metro cuadrado.

Como el transporte no funcionaría, unos dos millones de japoneses abarrotarían durante más de tres horas las calles de Tokio, la ciudad con mayor densidad de población del mundo, con 1.200 personas por kilómetro cuadrado, y en cuya área metropolitana residen más de 30 millones de habitantes.

De acuerdo con ese estudio, que publica hoy el diario “The Japan Times” y está basado en una simulación, la comisión dependiente de la Oficina del Gabinete concluyó además que la gente tardaría hasta tres veces más en regresar a sus hogares porque, además de ir a pie, las aglomeraciones les retrasarían.

Así, un trayecto del centro de Tokio a la zona periférica de Saitama, donde viven muchos trabajadores, llevaría quince horas a pie, tres veces más de lo normal.

Japón está en una de las zonas sísmicas más activas del mundo y los terremotos de gran intensidad son relativamente frecuentes, pero por lo general no suelen causar graves daños debido a la estricta normativa en vigor para la construcción de los edificios.

La escala japonesa cerrada de 7 grados se centra en las zonas afectadas más que en la intensidad del temblor. Según el estudio publicado, un sismo de 6 grados dejaría a barrios de Tokio como Chiyoda o Minato tan llenos de gente como un tren abarrotado y una de las áreas más afectadas sería la que rodea el Palacio Imperial, en pleno centro de la capital nipona.

Si la mitad de los trabajadores afectados por el terremoto esperasen un día para regresar a casa, el riesgo de aglomeraciones, no obstante, se reduciría en un cuarto.

Ante estos riesgos, la Comisión elaborará un manual con medidas antes de que acabe este año fiscal para garantizar la seguridad de la población, en colaboración con colegios y empresas, para evitar que colapse las calles y tenga acceso a ambulancias y coches de bomberos.

Temas relacionados