Un tiroteo deja un muerto y ocho heridos en Estados Unidos

Un hombre armado irrumpió este domingo en una iglesia en Knoxville, Tennessee, durante un servicio religioso, causando la muerte de una persona y dejando heridas al menos a otras ocho, informaron las autoridades.

En declaraciones al canal de televisión WBIR, un concejal de la ciudad de Knoxville, Joe Hultquist, dijo que el hombre entró en la Iglesia Unitaria Universalista del Valle de Tennessee y disparó aleatoriamente contra los feligreses.

El jefe de la policía de Knoxville, Sterling Owen, dijo que la víctima mortal fue identificada como Greg McKendry, de 60 años, un miembro de la iglesia que prestaba servicio como ujier.

"Parece que el señor McKendry fue la primera persona que encontró el atacante cuando entró al santuario. Tomará algún tiempo para que podamos esclarecer todos los hechos", apuntó Owen.

Cinco de los heridos se encuentran en "condición crítica", mientras que otros dos fueron dados de alta. Owen explicó que por el momento no divulgarán el nombre ni edad del sospechoso, ahora bajo custodia policial y que, según algunos testigos, tenía el cabello rubio y largo, y unos 40 años
Las autoridades no creen que sus acciones obedecieran a ningún problema de salud mental.

"Hoy Knoxville ha sufrido una tragedia. Nuestras oraciones y pensamientos están con las víctimas y sus familias, y la comunidad de la iglesia", señaló en un comunicado Bill Haslam, alcalde de la ciudad.

El canal WBIR comentó en su página de internet que, según uno de los testigos, tres de los feligreses de la iglesia lograron frenar al atacante, arrestado poco después de que la policía recibiera la primera llamada de alerta.

El jefe policial confirmó informes de testigos que relataron que el hombre entró a la iglesia con una gran cantidad de municiones e intentó ocultar una escopeta en el estuche de una guitarra.

El incidente, ocurrido en la zona occidental de la ciudad, se produjo durante un servicio regular de la iglesia y en momentos en que un grupo de 25 niños hacía una presentación del musical ‘Annie' para los 200 feligreses congregados en el lugar.
Muchos feligreses se refugiaron en una iglesia contigua mientras las autoridades acordonaban el lugar donde ocurrió el tiroteo e interrogaban a varios testigos. Agentes de la Oficina Federal de Investigaciones participan en las averiguaciones del suceso.

Temas relacionados
últimas noticias