Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 44 mins

Uruguaya “desesperada” ofrece alquilar su vientre a cambio de “casa sencilla”

Una mujer uruguaya se ofreció como “madre de alquiler” a cambio de una casa “sencilla” para ella, su esposo y tres de sus hijos en precaria situación económica, según publica hoy la prensa de Montevideo.

Fabiana, de 33 años, colgó varios carteles en la avenida 18 de Julio, una de las arterias comerciales de la capital uruguaya, donde se recogía este mensaje: “Mujer desesperada alquila vientre (estas palabras subrayadas) a cambio de casa sencilla”.
 
A continuación se indicaba el teléfono celular de Fabiana, al que, tal y como confesó, ya le habían hecho dos llamadas de personas interesadas en la propuesta de ceder su útero para albergar el bebé de otra familia.

En declaraciones publicadas por el diario “El País”, Fabiana explicó que está sin trabajo y apenas obtiene ingresos de la venta de ropa usada en mercadillos, mientras que su esposo, de profesión policía, ve mermado buena parte de su ya exiguo sueldo en la pensión que ha de pasar a dos hijos de un anterior matrimonio.

Esta pareja de montevideanos tiene cuatro hijos de 3, 5, 12 y 17 años, aunque el mayor no vive ya con ellos.

Según Fabiana, ayer recibió dos llamadas de una pareja y un hombre, que se interesaron en el “trueque” y quedaron en volver a llamarla.

En Uruguay no existe una legislación específica sobre los vientres de alquiler, aunque sectores del gobernante Frente Amplio se han decantado por la prohibición expresa de esa práctica.

Entretanto, el marido de Fabiana manifestó su temor a ser sancionado por sus superiores en el cuerpo de Policía, tras el revuelo causado por esta noticia.

La semana pasada los medios de prensa uruguayos recogieron el caso de otro policía que se dedicaba en su tiempo libre a recuperar envases de plástico y botellas de los cubos de basura a cambio de unos pocos pesos con los que completar su magro salario.

Los sueldos de los policías cayeron en 2006 en un 90 por ciento en relación con el año 1990, según los datos ofrecidos por “El País”.

Temas relacionados