Víctimas del robo de portátiles confían en software para rastrear a ladrones

Sufrir el robo de un portátil en día supone dar por perdidos documentos y archivos a veces irrecuperables, pero varios programas de software permiten rastrear al ladrón y, eventualmente, recuperar el ordenador.


Cientos de miles de ordenadores portátiles “desaparecen” cada año en EE.UU., bien por robo o descuido. Sólo en los aeropuertos del país se pierden cada semana unos 10 mil aparatos, generalmente porque los dueños los olvidan en los controles de seguridad.

A las molestias por la pérdida de documentos y el coste económico se une el riesgo para la seguridad.

El pasado marzo, por ejemplo, salió a la luz el robo de un portátil perteneciente al Gobierno estadounidense que contenía datos confidenciales de 2.500 participantes en un estudio oficial.

Para impedir incidentes como éste, varios programas informáticos permiten a los propietarios rastrear la ubicación de sus portátiles basándose en la localización de la dirección IP.

El último en aparecer es Adeona, fruto de la cooperación entre la Universidad de San Diego y la de Washington, un software de código abierto que, a diferencia de otros que ya existen en el mercado, es gratuito.

Llamado como la diosa mitológica romana encargada de devolver los niños perdidos a sus padres, Adeona guía a los dueños de los ordenadores portátiles robados hasta los ladrones o, al menos, hasta la última dirección IP utilizada.

Esta dirección IP es una secuencia numérica que identifica un ordenador conectado a la red.

“El usuario descarga gratuitamente el programa y éste empieza a enviar notas codificadas a un servicio de servidores llamado OpenDHT”, explicó Gabriel Maganis, investigador de la Universidad de Washington y participante en el proyecto.

Estas notas contienen información sobre la dirección IP del portátil. En caso de robo, el dueño accede al programa, introduce su contraseña y puede ver la última dirección usada además de obtener datos sobre los routers cercanos usados para conectarse a Internet.

Adeona no proporciona exactamente la calle y el teléfono del ladrón, pero permite conocer información valiosa que ayude a localizar el aparato.

“Una vez que el dueño tiene esta información, recomendamos que se dirija con ella a la policía”, dijo Maganis.

En el mercado existen programas similares como Lojack y Brigadoon PC Phone Home, pero cuestan unos 30 dólares al año y a muchos usuarios les preocupa también que información delicada como la localización de su ordenador acabe en manos de empresas comerciales.

“Para nosotros, la privacidad es nuestra mayor preocupación” , dijo Maganis. “Sólo el usuario tiene la clave para acceder a sus datos en Adeona y ello asegura que no habrá terceras personas que puedan localizar el ordenador”.
 
Los desarrolladores de Adeona afirman también con orgullo que se trata de un software de código abierto, lo que permitirá a sus usuarios modificarlo para adaptarlo a sus necesidades o desarrollar otras aplicaciones.

Así, por ejemplo, confían en que alguien desarrolle un sistema de localización por GPS que funcione en otros aparatos, como el teléfono móvil iPhone, y que permitiría ver sobre un mapa de Google, por ejemplo, aproximadamente dónde está nuestro portátil robado.