Se teme que Al Qaeda y Maras se unan para reforzar redes narcotráfico

Interpol busca que se incremente el control de pasaportes, así se lucharía contra delitos como la trata de blancas o el narcotráfico.

Así lo dijo el secretario general de la Interpol, el estadounidense Ronald Noble, tras la inauguración de la XX Conferencia Regional para las Américas que se celebra entre este miércoles y viernes en la ciudad chilena de Viña del Mar.

La Interpol, que cuenta con 187 países miembros, “está ayudando a enfrentar a 14 redes de tráfico de drogas que se generaron en Irak, que viajan a Europa o al Caribe y cuyos puntos de destino son o Europa o Estados Unidos”, explicó Noble.

“El hecho de que estas redes existan, el hecho de que estén operando con éxito, es algo que debe preocupar (...), porque conforme la guerra en Irak baja de intensidad los terroristas de Al Qaeda van a asentarse en otros puntos de la región”, añadió.

“Tenemos que asegurarnos de que las maras y las células de Al Qaeda no se vinculan para llevar a cabo sus actividades con mayor facilidad”, recalcó al indicar que esas pandillas juveniles radicadas en Centroamérica “tienen sus propias redes de tráfico”.
 
Preguntado por la posibilidad de que Latinoamérica se convierta en un refugio de terroristas, Noble indicó que “ése es el problema que se quiere analizar” a causa de la facilidad con que las personas pueden salir de Irak hacia Europa y el centro y sur de América.

Para ello, Interpol busca que “más países compartan más información” y se incremente el control de pasaportes, ya que ahora esta medida sólo afecta a un tercio de los 150 millones de entradas y salidas que se registran cada año en Latinoamérica.

Con ello se lograría una mayor eficacia en la lucha contra delitos como la trata de blancas o el narcotráfico, que a juicio de Noble es uno de los mayores problemas globales e incluso implica a más personas que las organizaciones terroristas.

No obstante, precisó que las redes del narcotráfico se están desplazando a África, un continente que han convertido en base de operaciones para el suministro de la droga a Europa.

Preguntado por las actividades del narcotráfico en México, admitió que la situación en ese país “es muy difícil y supone un desafío para el Gobierno y para la policía”, con los que “Interpol está en contacto permanente para colaborar”.
 
Como ejemplo, explicó que las autoridades mexicanas pueden acceder a la base de datos y al sistema de comunicación de la Interpol, que también propuso que adoptara un control sistemático de pasaportes.

Noble igualmente valoró la labor de la policía chilena al referirse a las recientes incautaciones en Chile de cargamentos de efedrina, una sustancia usada en la fabricación de drogas sintéticas, que al parecer tenían como destino México.

En tanto, el ministro chileno del Interior en funciones, Patricio Rosende, incidió en que “no hay todavía una vinculación que permita decir que hay un cartel operando en Chile”, si bien apuntó que “todos los países del mundo están bajo la amenaza del narcotráfico”.

La conferencia de Interpol cuenta contará con la participación de más de 150 profesionales de unos 40 países, entre los que figuran los altos mandos de las policías de América del Norte, Centroamérica, el Caribe y América del Sur.