EE.UU. quiere cupo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El anuncio lo hizo la secretaria de Estado de ese país, Hillary Clinton.

El cambio que acompaña a Barack Obama llegó a Naciones Unidas. Estados Unidos anunció que aspira a ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos. La decisión supone un giro radical respecto a la política del ex presidente George Bush, que despreció este órgano con sede en Ginebra (Suiza).

"Los derechos humanos son un elemento esencial de la política internacional estadounidense", dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton. El órgano está integrado por 47 países. A mediados de mayo la Asamblea General de la ONU debe renovar 15 asientos que quedan vacantes. EE.UU. se postula, junto a Noruega y Bélgica, por tres reservados a la región occidental.

El objetivo de Washington con este cambio de estrategia es conseguir que el órgano funcione de una manera más efectiva. "Aquellos que sufren por los abusos y la opresión, al igual que aquellos que dedican sus vidas a luchar por la defensa de los derecho humanos, necesitan un Consejo equilibrado y creíble", dijo la embajadora estadounidense, Susan Rice.

Este órgano fue creado en marzo de 2006, con la oposición frotal de la Administración Bush. Su estructura será sometida a revisión en 2011, proceso que EE.UU. quiere seguir a partir de ahora desde dentro. España, que aspira hacerse con un asiento en 2010, valoró que Washington "vuelva a estar activo y presente" en este ámbito, según dijo el embajador Juan Antonio Yáñez.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, celebró también la apuesta de Obama por el multilateralismo. Las organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos humanos ya solicitaron un compromiso más activo de EE.UU. para limpiar su imagen tras los abusos a presos en Irak y Guantánamo, al tiempo que esperan que asuma una posición de liderazgo en este frente.