Obama realiza sorpresiva visita a Irak

Su visita tiene como objeto dar gracias a las tropas por su "extraordinario trabajo".

El presidente de EE.UU, Barack Obama, afirmó este martes que su visita sorpresa a Irak tiene como objeto "expresar su agradecimiento a los soldados" allí desplegados y su "extraordinario trabajo".

En declaraciones a la prensa que le acompaña, Obama indicó que aún queda mucho trabajo por hacer, pero "hemos logrado progresos políticos significativos" en Irak, donde ha dispuesto el fin de las operaciones de combate y la salida de la mayoría de los actuales 144.000 soldados allí desplegados para agosto del año próximo.

A su juicio, con la celebración de elecciones en Irak para el próximo diciembre "muchas de las cuestiones pendientes pueden empezar a resolverse".

Obama también aludió a Afganistán, la otra guerra pendiente de EE.UU y para donde ha desvelado una nueva estrategia.

"Evidentemente, hemos pasado mucho tiempo intentando pensarlo para que salga lo mejor posible", explicó.

Obama llegó hoy a Irak en una visita sorpresa para saludar a las tropas y dialogar con las autoridades iraquíes, al término de una gira por Europa.

Según explicó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, desde el avión presidencial Air Force One, el plan original había sido desplazarse inmediatamente en helicóptero a Bagdad para mantener conversaciones con el presidente y el primer ministro iraquíes, Yalal Talabani y Nuri al Maliki, respectivamente.

El mal tiempo y la falta de visibilidad, no obstante, obligaron a cambiar los planes, por lo que Obama se desplazó por carretera a la base aérea estadounidense "Camp Victory".

Allí se reunió con el comandante de las tropas estadounidenses en Irak, general Ray Odierno, mientras que Maliki tenía previsto desplazarse desde Bagdad a la base para reunirse con Obama.

Durante su estancia en la base, también tenía previsto saludar a los soldados y participar en una ceremonia para imponer diez medallas al valor.

La visita del presidente estadounidense a Irak es la primera desde su llegada a la Casa Blanca y se produce después de que se haya registrado un aumento de la violencia en el país similar a la de los niveles de 2006 y 2007, tras meses de descenso.

El lunes estallaron seis coches bomba en barrios de mayoría chií en Bagdad que dejaron 34 muertos y más de 130 heridos, mientras que el martes un atentado similar causó al menos ocho víctimas mortales.

Temas relacionados
últimas noticias