Obama ordena levantar restricciones a viajes y remesas a Cuba

<p>Asimismo, las visitas carecerán de límite temporal o de frecuencia, según explicó alto funcionario.</p>

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ordenó este lunes el levantamiento de las restricciones de viajes y envíos de remesas a Cuba, una decisión que toma en vísperas de su primer viaje a América Latina y su participación en la V Cumbre de las Américas.

La iniciativa incluye también medidas para facilitar las comunicaciones con la isla y un llamamiento al gobierno castrista para que no interfiera en los envíos o en las relaciones familiares de sus ciudadanos.

Según explicó este lunes el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para América Latina, Dan Restrepo, las medidas pretenden “tender una mano al pueblo cubano en apoyo de su deseo para determinar su propio futuro”.
 
“Es muy importante ayudar a abrir espacios de tal modo, que el pueblo cubano pueda trabajar en el tipo de democracia de base necesario para hacer avanzar a Cuba hacia un destino mejor”, indicó Restrepo en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca.

La idea, explicó el alto funcionario, es que los cubanos puedan tener “más independencia del régimen y puedan empezar a hacer realidad el objetivo” de una Cuba democrática y respetuosa de los derechos humanos.

Las medidas anunciadas este lunes forman parte de una revisión de la política estadounidense hacia Cuba, indicó Restrepo, que precisó que la Casa Blanca no se ha fijado un plazo para llevar a cabo esa revisión. Los lazos entre los cubanos estadounidenses y sus familiares, explicó Restrepo, son “nuestra mejor herramienta” para promover la democracia en Cuba, pues “no existen mejores embajadores de la libertad que los cubano-estadounidenses”.
 
A partir de ahora, las personas que lo deseen podrán enviar a la isla remesas y paquetes humanitarios, que podrán contener un listado mayor de objetos que hasta ahora, según las órdenes impartidas por el presidente de EE.UU.

Así, por ejemplo, se levanta la prohibición de enviar en esos paquetes productos como ropa, semillas para la siembra o artilugios para la pesca. Los envíos podrán dirigirse a cualquier ciudadano de la isla, con la excepción de funcionarios del régimen, que no podrán beneficiarse de estas medidas.

Asimismo, las visitas carecerán de límite temporal o de frecuencia. Cerca de 1,5 millones de ciudadanos estadounidenses cuentan


con familiares en Cuba. Un tercer aspecto de la iniciativa, que se presentará de manera oficial esta tarde, prevé aumentar las comunicaciones hacia la isla y aumentar las negociaciones para buscar y poner en marcha servicios de telefonía y comunicaciones destinados a Cuba.

Así, por ejemplo, personas que lo deseen podrán pagar desde el exterior los teléfonos móviles de residentes cubanos. Obama ordenó al departamento de Estado, del Tesoro y de Comercio para que se ponga en marcha lo antes posible el levantamiento de estas restricciones y se estudien maneras concretas de conseguirlo.

Una de las posibilidades que van a estudiarse, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, es la apertura de vuelos comerciales hacia la isla para facilitar el transporte de familiares. El levantamiento de las restricciones se combina con un llamamiento del gobierno de Obama para que el régimen cubano deje de interferir en los envíos y la vida de sus ciudadanos.

Las medidas del presidente, cuyo anuncio era ampliamente esperado en EE.UU., se producen tres días antes de que Obama emprenda su primer viaje presidencial a América Latina, que le llevará a México y a Trinidad y Tobago para participar en la V Cumbre de las Américas.

El predecesor de Obama en la Casa Blanca, George W. Bush, había restringido en 2004 los viajes de los familiares a Cuba a uno cada tres años, con una duración de quince días. En marzo pasado, el Congreso aprobó una medida, contenida en una Ley de Presupuesto, que eliminaba las restricciones impuestas por Bush.

Las medidas aprobadas este lunes por Obama van más allá de lo dispuesto por el Congreso, al eliminar las restricciones temporales a los viajes. Sí se mantiene en pie el embargo contra la isla vigente desde 1962, uno de los pilares de la política estadounidense hacia el régimen castrista.

La Ley Helms-Burton de 1996, que endureció el embargo económico, comercial y financiero a La Habana, establece que mientras un miembro de la familia Castro esté en el poder, el presidente de EE.UU. no podrá decidir el fin de esta medida coercitiva.

Durante la campaña electoral, Obama ya había prometido levantar las restricciones a los viajes y las remesas de los estadounidenses a sus familiares en Cuba.