FBI pone a primer estadounidense en la lista de los más buscados

El hombre acusado de terrorismo ocupa el número 24 en la lista.

Un activista defensor de los derechos de los animales, buscado por la justicia norteamericana por colocar bombas en dos oficinas, es el primer estadounidense en integrar la lista de los sospechosos de terrorismo "más buscados" por el FBI y podría estar viviendo en América Latina.

Daniel Andreas San Diego, de 31 años y especialista en computación de Berkeley, California, está acusado de atentados con bombas en dos oficinas de empresas en California. San Diego ocupa el puesto en la lista de terroristas del FBI y el único estadounidense.

Según las autoridades, San Diego tiene varios tatuajes inusuales, uno de los cuales muestra un campo en llamas y la leyenda "It only takes a spark" (basta una chispa).

El subdirector adjunto del FBI Michael Heimbach anunció la incorporación de San Diego a la lista de los "más buscados" en una conferencia de prensa el martes.

En la persecución internacional del sospechoso, Heimbach dijo que el FBI ha hablado con autoridades de Alemania, el Reino Unido, Costa Rica, Francia, España, Dinamarca, Austria, Italia, República Checa, México, Argentina, Filipinas y Chile.

Tiene lazos con Alemania y podría estar viviendo en Costa Rica, dijeron las autoridades.

"Nuestras pistas se han agotado, por eso apelamos al público" , dijo Heimbach.

La decisión de incluir a un terrorista de izquierda estadounidense se produce unos días después que el gobierno del presidente Barack Obama insinuó en informes internos que algunos veteranos de las fuerzas armadas podrían ser susceptibles a la propaganda extremista de derecha o cometer actos de violencia, lo cual provocó respuestas airadas de algunos legisladores y grupos defensores de los veteranos.

Se emitió una orden de arresto contra San Diego después de los atentados con bombas a las oficinas de la biotecnológica Chiron Corp. y a la empresa de alimentos y cosméticos Shaklee Corp., ambas en el norte de California. Las explosiones causaron algunos daños, pero no víctimas.

Un grupo autonombrado "Células Revolucionarias" asumió la responsabilidad y declaró en correos electrónicos a sus seguidores que habían atacado a Chiron y Shaklee debido a sus vínculos con una compañía de investigación que realizaba experimentos químicos con animales.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El voto electrónico en Brasil

La bodega de la muerte en México