México, paralizado por epidemia de influenza

Las autoridades de salud advirtieron que la ciudad estaba bajo la amenaza de una epidemia por la aparición de una nueva cepa del virus.

Los más de 20 millones de habitantes de Ciudad de México despertaron este viernes con una preocupante noticia.

Las autoridades de salud advirtieron que la ciudad estaba bajo la amenaza de una epidemia de influenza por la aparición de una nueva cepa del virus. Al menos 16 personas ya han fallecido por esta causa y se sospecha que otras 943 podrían estar infectadas.

Desde el terremoto de 1985, el gobierno no tomaba medidas tan extremas como prohibir que estudiantes de todos los niveles acudieran a sus centros escolares y universidades. Con el paso de las horas, la preocupación y el pánico se han ido instalando entre los habitantes capitalinos.

La línea telefónica habilitada para atender las dudas ciudadanas colapsó muy pronto y en las farmacias ya escasean los tapabocas.

El presidente Felipe Calderón canceló un viaje para ponerse al frente de la situación y organismos de salud internacionales han activado sus mecanismos de cooperación para intentar esclarecer las causas de lo que podría convertirse en una epidemia de alcance mundial. En el pasado las pandemias de influenza han resultado devastadoras. Una de las más notorias ocurrió durante la Primera Guerra Mundial, entre 1918 y 1919, y cobró la vida de al menos 40 millones de personas. Otras pandemias se registraron en 1957 y 1968.

"Estamos muy, muy preocupados", dijo Thomas Abraham, representante de la Organización Mundial de la Salud, "estamos ante lo que podría ser un nuevo virus que se trasmite de humano a humano". Para los expertos en salud pública, el contagio de un virus que se trasmita por vía aérea de humanos a humanos es una de las situaciones más peligrosas y difíciles de controlar.

El virus que amenaza a los mexicanos sería una variedad del virus de la influenza porcina. El mismo que desde marzo de este año los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos identificaron en algunos habitantes de los estados de California y Texas. Las autoridades norteamericanas advirtieron que se trataba de una cepa nueva del virus de la influenza A clasificado como H1N1.

Se cree que el primero en alertar sobre lo que estaba sucediendo en México fue el gobierno de Canadá luego identificar el virus en un canadiense que regresaba de México. El canadiense, del que no se reveló su identidad, presentaba síntomas de influenza.

Temas relacionados