"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

Culpan a Chávez de la crisis en Honduras

El nuevo presidente de ese país, Roberto Micheletti, quien no es reconocido como autoridad por la comunidad internacional, lo responsabilizó.

El nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, acuso al gobernante de Venezuela, Hugo Chávez, de ser el responsable de la crisis que vive el país centroamericano.

“La intervención del Gobierno de Hugo Chávez es clara y definida en esta situación que está viviendo Honduras”, dijo en rueda de prensa Micheletti, quien por decisión del Parlamento de su país asumió el poder luego de la destitución del presidente Manuel Zelaya, el pasado domingo, en una acción de los militares.

En su opinión, gradualmente “el mundo entero” irá conociendo que las autoridades tenían que tomar la decisión de destituir a Zelaya, quien pretendía reformar la Constitución, para lo que impulsaba una “consulta popular”, pese a una prohibición legal.

“Tenemos la fortaleza y la fe en Dios que poco a poco, al conocerse, vamos a ir logrando el objetivo de que reconozca el mundo entero que teníamos que tomar esta decisión por la legalidad, por la ley, por la Constitución de la República”, enfatizó.

Micheletti indicó que si Zelaya regresa al país con la intención de ser restituido como presidente de Honduras debe presentarse a los tribunales de justicia por delitos cometidos. Incluso no descartó que si Zelaya fuera declarado “inocente” se sentaría a dialogar con él “para resolver el problema”.

Micheletti preguntó por qué la OEA y otros organismos “no se dieron cuenta de lo que estaba pasando en Honduras”, y asoció a Zelaya, sin citarlo, con el narcotráfico procedente de Venezuela, de donde con frecuencia llegan al país avionetas cargadas con cocaína.

Sobre la salida abrupta de Zelaya, dijo que “no se le tocó”, que “nadie ha sido golpeado, ni se derramó sangre”. También expresó que “desconoce qué autoridad decidió” que Zelaya fuera enviado a Costa Rica tras ser detenido por los militares.

Micheletti indicó que sería lamentable que la comunidad internacional aislara a Honduras, en respuesta a la destitución de Zelaya, y que si sus embajadores se van del país, “pues no tenemos alternativa, nos va a doler mucho porque hemos sido amigos durante muchos años”.

Algunos países de Europa, según Micheletti, “sabían que íbamos para una situación grave para el pueblo hondureño”. Luego de la consulta popular que Zelaya tenía previsto para el domingo pasado, Micheletti considera que el depuesto presidente iba a instalar una Asamblea Nacional Constituyente, con lo que se anularían las elecciones generales del 29 de noviembre próximo.

Temas relacionados