Gobierno interino Honduras dice que renunciaría a la OEA

El país centroamericano se retiraría antes de ser suspendido por el ente regional.

El Gobierno interino de Honduras denunció el viernes la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA), iniciando el proceso para abandonar el organismo, que en su asamblea extraordinaria del sábado podría suspender al país debido al golpe de Estado.

El secretario general del organismo, José Miguel Insulza, visitó el país el viernes sin lograr que el Gobierno provisional acepte la exigencia de los miembros de la OEA de restituir al derrocado presidente Manuel Zelaya.

“Por este medio (Honduras) comunica a usted que denuncia la Carta de la Organizacion de los Estados Americanos de conformidad con lo previsto en el artículo 143 de la misma, con eficacia inmediata”, dijo la vicecanciller interina, Martha Alvarado, al leer una nota dirigida a Insulza por cadena nacional.

De este modo, Honduras inicia un proceso para renunciar a la OEA antes de una prevista suspensión el sábado por violaciones a la Carta Democrática del organismo, que exige que todos los países miembros tengan sistemas democráticos, lo que se habría quebrado con el golpe contra Zelaya.

Gobierno Micheletti denuncia la Carta de la OEA

El nuevo Gobierno de Honduras de Roberto Micheletti anunció que denuncia la carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA) con “eficacia inmediata”, tras la visita a este país del secretario general del organismo, José Miguel Insulza.

La funcionaria del Gobierno, Marta Lorena Alvarado, que detenta el poder desde el domingo indicó que la decisión se debe a que “la OEA cree que en su seno ya no existe espacio para Honduras, para los estados que aman su libertad y defienden su soberanía” y “a pesar de que Honduras ha participado en el sistema interamericano desde sus primeros pasos, en 1889”.

La lectura de la carta se produjo en presencia de Micheletti, quien asumió el poder el pasado domingo tras el derrocamiento y expulsión del país de Manuel Zelaya a manos de los militares, en una acción condenada unánimemente por la comunidad internacional.

La decisión de denunciar la carta del organismo implica el no reconocimiento de aplicación de las normas y de la jurisdicción de la OEA, explicó el ex canciller Guillermo Pérez Cadalso a un medio local.

Sin embargo, el artículo 143 de la carta del organismo establece que “transcurridos dos años a partir de la fecha en que la Secretaría General reciba una notificación de denuncia, la presente Carta cesará en sus efectos respecto del Estado denunciante, y éste quedará desligado de la Organización después de haber cumplido con las obligaciones emanadas de la presente Carta”.

Alvarado también manifestó el “repudio” del gobierno no reconocido internacionalmente de Honduras contra las intenciones de imponerles “medidas unilaterales” y afirmó que la OEA “no es un tribunal de justicia”.

“Se pretende imponer resoluciones unilaterales, indignas, sin que el gobierno legítimamente constituido sea escuchado, irrespetando el principio de la igualdad soberana de los Estados, que es principio y pilar de la Carta de las Naciones Unidas”, dijo.

“El Gobierno de Honduras -continuó- repudia las pretensiones de imponerles medidas unilaterales, reafirma la plenitud de su soberanía y el ejercicio de sus competencias internas de acuerdo a su constitución”.

La declaración se produjo después de que el Secretario General de la OEA visitara Honduras para entrevistarse con representantes del Poder Judicial, las iglesias, candidatos presidenciales, representantes de colectivos sociales y diplomáticos, entre otros.

Al término de la visita, Insulza afirmó que “el resultado claro es que la ruptura del orden constitucional persiste y que los que hicieron esto no tienen por el momento ninguna intención de revertir esa situación”.

El Secretario General de la OEA informará el domingo, sábado, a los países miembros como parte de la Asamblea General Extraordinaria para estudiar el caso de Honduras. El organismo había dado el miércoles por la noche 72 horas al nuevo Gobierno de Honduras para reponer en el poder a Zelaya.