Obama pide a Rusia “estar unidos” ante los planes de Norcorea

El mandatario estadounidense se pronunció en Moscú, en el marco de su visita oficial.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, buscó este martes tender lazos hacia Rusia, un país con el que quiere estrechar la cooperación en ámbitos como la lucha contra la proliferación nuclear y al que quiere ver “fuerte, pacífico y próspero”.

Obama lanzó ese mensaje en un discurso en la Nueva Escuela de Economía de Moscú, donde subrayó que los dos países comparten “intereses comunes” que pueden suponer la base para la cooperación. Entre ellos enumeró la lucha contra la proliferación nuclear y opinó que ni Rusia ni EE.UU. se beneficiarían de una carrera de armamento en Asia u Oriente Medio.

“Debemos estar unidos para oponernos a los esfuerzos de Corea del Norte por convertirse en una potencia nuclear e impedir que Irán se haga con un arma atómica”, explicó. Si desaparece la amenaza del programa nuclear y de misiles balísticos iraní, indicó, “desaparecerá la razón para (un sistema) de defensa de misiles en Europa”, el principal escollo en las relaciones entre Washington y Moscú.

Obama también lanzó un llamamiento a la colaboración contra los extremistas violentos y en el área económica, donde aseguró que “ningún país por sí solo puede ser el único motor del crecimiento global”. En una aparente alusión al recorte gradual de las libertades en Rusia en los últimos años, alabó el poder de los medios de comunicación independientes, que en EE.UU. “han denunciado corrupción a todos los niveles”, o la igualdad ante la Justicia, que “ha derruido monopolios y puesto fin a abusos de poder”.

“Los Gobiernos que actúan en favor de su pueblo sobreviven y prosperan, los que sólo se sirven a sí mismos, no”, destacó Obama, que subrayó que EE.UU. “no buscará imponer ningún sistema de Gobierno en ningún otro país, ni intentaremos elegir qué partido o individuo debe estar al frente de un Estado”.

Por la misma razón, todos los países deben tener derecho a fronteras seguras y a seguir su propia política exterior, dijo, en una alusión específica a Georgia y Ucrania, dos países de la antigua Unión Soviética que quieren ingresar en la OTAN pese a la oposición rusa.

Antes de su discurso, Obama se había reunido durante dos horas en un desayuno de trabajo con el primer ministro, Vladímir Putin, con el que estableció “una buena relación”, según explicaron altos funcionarios estadounidenses.

El desayuno en la dacha de Putin, Novo Ogaryovo, en las afueras de Moscú, era la primera ocasión en que se reunían los dos políticos y estuvo precedida de una cierta polémica después de que la semana pasada Obama declarara que el primer ministro, que tras dejar la presidencia el año pasado aún conserva buena parte del poder, mantenía “un pie en el pasado y otro en el futuro”.

Tras el encuentro de este martes, sostuvieron los altos funcionarios, que hablaron bajo la condición del anonimato, Obama está ahora convencido de que “el primer ministro es un hombre de este martes y tiene la mirada fija en el futuro”.

Ambos abordaron amenazas comunes, en particular el terrorismo y las armas de destrucción masiva, así como el cambio climático y la seguridad energética, explicaron los altos funcionarios. Las áreas de desacuerdo en la relación también salieron a relucir, en especial el escudo de defensa antimisiles que EE.UU. quiere levantar en Europa del Este.

Obama volvió a reunirse tras el almuerzo con el presidente Dmitri Medvédev, con quien había hablado durante cerca de cuatro horas el lunes, y con el que en esta ocasión habló sobre asuntos como el cambio climático, la energía o Irán, según explicó el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Denis McDonough.

Junto con Medvédev, el presidente estadounidense se desplazó a un encuentro con empresarios rusos, en el que el gobernante ruso aseguró que su país no renunciará al ingreso en la Organización Mundial de Comercio (OMC), pese a los planes rusos de forjar una unión aduanera con las vecinas Bielorrusia y Kazajistán.

Más tarde, en una reunión similar con representantes de la sociedad civil rusa, Obama lanzó este martes un llamamiento a los representantes de este colectivo ruso para ser agentes de cambio y contribuir a la mejora de su país.

El presidente concluyó su jornada con un encuentro con líderes de la oposición rusa, a los que explicó que “aún tenemos mucho trabajo pendiente en nuestra propia democracia en EE.UU. pero compartimos valores comunes y el interés en crear una cultura democrática fuerte en nuestros dos países”.

Temas relacionados