China e India escépticas ante la propuesta del G-8 contra el cambio climático

Aún no se llega a un acuerdo sobre la reducción del 50% en las emisiones de CO2 antes de 2050.

China e India han mostrado cierto escepticismo ante la propuesta sobre medioambiente y cambio climático que la Presidencia italiana de turno del G-8 lleva a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la ciudad de L'Aquila.

Así lo indicó el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en la apertura de la segunda sesión de trabajo del G-8 de este miércoles, durante los minutos en los que se permite la presencia de reporteros gráficos.

"Ayer me reuní con el primer ministro chino (Wen Jiabao) y pude verificar un fuerte escepticismo. Con China e India debemos verificar el grado de acuerdo sobre el clima", dijo Berlusconi, quien explicó que entre los líderes del G-8 existe "un acuerdo consolidado" al respecto.

Estas declaraciones van en la línea de las expresadas por el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Franco Frattini, en una entrevista a la cadena de televisión italiana Sky Tg24, en las que confirmaba el desacuerdo latente que existe entre algunos países por las medidas medioambientales a aprobar en el G-8.

Frattini comentó la propuesta de su delegación de recortar al 50 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero y de limitar a dos grados el calentamiento global, es decir, el aumento de la temperatura media actual del planeta con respecto a la que se registraba en la época preindustrial.

El documento sobre medioambiente es una declaración conjunta que los países participantes en el Foro de las Grandes Economías (conocidas como "Major Economies", entre ellas el G-8, pero también China e India) deben aprobar mañana en su reunión en L'Aquila.

Esta declaración conjunta sentará las bases de la próxima Cumbre Climática Mundial, que se celebrará en Copenhague en diciembre y de la que saldrá el texto que sustituya al Protocolo de Kioto, cuando éste expire en 2012.

Según adelantan algunos medios de comunicación italianos, en el borrador de esa declaración conjunta China e India se unen al resto de países al reconocer el techo de dos grados centígrados de aumento de la temperatura media del planeta, aunque no se llega a un acuerdo sobre la reducción del 50% en las emisiones de CO2 antes de 2050.

Sobre esta última propuesta, China e India han recriminado a los países del G-8 el hecho de que no hayan mantenido sus compromisos sobre las ayudas financieras y tecnológicas para la transición de las potencias emergentes hacia las energías limpias.

Estos compromisos llegan después de que el pasado lunes un grupo de científicos de varias nacionalidades divulgara una carta dirigida a los participantes en las reuniones del formato G-8 y del Foro de las Grandes Economías.

En ese mensaje, figuraban las exigencias de un recorte del 70 por ciento de las emisiones de carbono y la reducción significativa del efecto invernadero, una propuesta algo más ambiciosa que la que plantea la Presidencia del G-8.

Advertían de que podría acarrear "grandes riesgos y tener consecuencias irreversibles" para el planeta un aumento de dos grados centígrados en su temperatura media, ya que los 0,8 grados de más registrados hasta ahora desde la época preindustrial ya han tenido, aseguraban, un "impacto significativo".