Irak vive la jornada más sangrienta desde la retirada parcial de EE.UU.

Más de 40 personas han muerto en varios atentados suicidas.

Más de cuarenta personas murieron el jueves en Irak en varios atentados suicida, en la jornada más sangrienta desde la retirada de las tropas estadounidenses de los centros urbanos del país, a finales de junio.

El hecho más grave se registró en la población norteña de Telafar, en la casa del jefe local de investigaciones criminales, donde un desconocido accionó un cinturón de explosivos que llevaba escondido.

Poco después de este atentado, cuando la gente se aglutinaba en el lugar para ver qué había ocurrido, un nuevo suicida, armado con otro cinturón explosivo, lo accionó allí mismo, según dijeron a Efe fuentes policiales.

Las dos explosiones, con pocos minutos de diferencia, causaron 35 muertos y unos 70 heridos, según un saldo provisional de víctimas. Entre los fallecidos se encontraban el funcionario policial y su esposa.

Ningún grupo se responsabilizó inmediatamente de este doble atentado, aunque en la zona han operado antes grupos vinculados a Al Qaeda.

Telafar, una pequeña población en la que conviven kurdos, turcomanos y árabes, está situada en el extremo noroccidental de Irak, unos 80 kilómetros al oeste de la ciudad de Mosul.

Poco después de que se conociera el doble atentado en Telafar, en Bagdad, en el barrio chií de Sadr City, estallaron dos bombas que mataron a siete personas e hirieron a otras veinte, según fuentes policiales.

Estas dos bombas hicieron explosión en un mercado popular de ese sector de la capital, cuando el lugar estaba repleto de gente que hacía las compras matinales.

Sadr City es un bastión del clérigo chií Muqtada al Sadr, opuesto a la presencia de las tropas estadounidenses en Irak.

También hoy, el gobernador del Banco Central, Sinan al Shabibi, salió ileso de un intento de asesinato en el centro de esta capital, aunque el atentado causó cinco heridos, según informaron a Efe fuentes policiales.


Según las fuentes, una carga explosiva estalló al paso del vehículo en el que se trasladaba Al Shabibi por el barrio comercial de Karrada, de mayoría chií, y causó heridas a dos de sus escoltas y a tres civiles.

Es la primera vez que el gobernador del Banco Central de Irak es objetivo de un intento de asesinato. Sus funciones son estrictamente económicas, sin vinculaciones políticas.

Cientos de responsables gubernamentales y de diputados han sido asesinados en los últimos seis años en Irak, desde el derrocamiento del régimen del difunto dictador Sadam Husein en abril de 2003.

La violencia de la jornada se suma a una serie de atentados que se registraron en la tarde y la noche de ayer, miércoles, que causaron más de veinte muertos y medio centenar de heridos, según fuentes policiales.

El atentado más grave del miércoles se produjo cerca de una mezquita chií de la ciudad de Mosul, unos 400 kilómetros al norte de Bagdad, donde perecieron 19 personas y más de 40 resultaron heridas al estallar un coche-bomba, según un saldo de víctimas actualizado hasta el jueves.

También hubo otros atentados en Mosul, en la población de Zammar, cercana al anterior, y en la localidad de Musayib, unos 50 kilómetros la sur de Bagdad, en este último lugar cuando se celebraba una boda.

La cadena de hechos violentos se registra pocos días después de que los soldados de Estados Unidos completaran su retirada de las ciudades de Irak, de acuerdo con los compromisos de seguridad firmados por Bagdad y Washington el 13 de diciembre pasado.

La retirada de todas las tropas se producirá a fines del 2011.

Los hechos violentos registrados en las últimas horas en Irak vinieron precedidos por un mensaje de audio atribuido al líder de un grupo vinculado con Al Qaeda, Abu Omar al Baghdadi, en el que pidió intensificar su lucha contra chiíes y estadounidenses.

"Aunque estén en un remoto lugar del desierto iraquí, lejos de cualquier forma de vida, todo musulmán debe luchar (contra chiíes y EEUU) hasta sacarlos de allí", dice la grabación.

El mensaje, difundido en un foro de internet usado por grupos islamistas y en el que suelen aparecer vídeos y comunicados de todas las ramas de Al Qaeda, hace un llamamiento para reclutar nuevos activistas para intensificar su lucha.

"Volved con los verdaderos 'yihadistas', no vamos a haceros daño", dice la persona identificada como Al Baghdadi en la grabación, de unos 40 minutos.

Las autoridades iraquíes sostienen que Al Baghdadi está preso desde abril pasado, pero su grupo niega esa detención. También se ha conjeturado con la posibilidad de que ese nombre lo usen varias personas o sea utilizado por un colectivo.

Temas relacionados

 

últimas noticias