G8 desaparecería y surgiría un grupo con más miembros

Las naciones más ricas del mundo proponen que las economías en desarrollo tomen partida en las grandes decisiones globales.

Los líderes del mundo sugirieron el viernes la posible desaparición del Grupo de las Ocho naciones más ricas del mundo, diciendo que sólo un foro que incluya a las principales economías en desarrollo podría tomar las grandes decisiones globales.   

El G-8 está formado por países ricos del hemisferio norte, y sus críticos dicen que problemas como la crisis económica y el calentamiento global han revelado sus limitaciones.
 
 “Una cosa que es absolutamente cierta es que pensar que nosotros podemos resolver de alguna forma algunos de estos desafíos globales sin las principales potencias como China, India y Brasil parece ser errado”, dijo el presidente Barack Obama a la prensa.  

El G-8 está compuesto por Estados Unidos, Japón, Alemania, Italia, Francia, Gran Bretaña, Rusia y Canadá; y en los últimos años ha invitado a otros países a sus reuniones sobre una base ad hoc.  
Durante su reunión anual en Italia esta semana participaron líderes de China, India, Brasil, México, Sudáfrica y Egipto, formando de manera espontánea el denominado G-14. 
 
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo que pensaba que este nuevo grupo se convertiría en una instancia dominante en el plano de conversaciones internacionales.   “En cuanto a mí concierne, el G-14 es el formato que en el futuro tendrá la mejor posibilidad de tomar las decisiones más importantes sobre la economía mundial, y no sólo eso,” dijo.  

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, se mostró complacido por el cambio hacia un nuevo foro. “Es un reconocimiento de que no se puede continuar con el G-8 cuando los asuntos internacionales en discusión afectan a muchos países”, dijo en una conferencia de prensa.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, también respaldó al G-14, grupo que representa el 80 por ciento de la economía mundial. “Pondremos en funcionamiento el G-14 en el 2011, cuando Francia presida el G-8”, declaró.  

En esta especie de lucha por ser el principal foro mundial también entró el G-20, que ingresó al escenario el año pasado para hacer frente a la crisis financiera. La canciller alemana, Ángela Merkel, dijo que este sería un órgano fundamental en el futuro, pero Berlusconi estuvo en desacuerdo. 

“Cuando más de 15 personas se sientan frente a una mesa hay un problema con las discusiones y el debate (...) se vuelve formal y estático”, expresó.  

Canadá, que presidirá el G-8 el próximo año, dijo que expandiría las discusiones pero el primer ministro, Stephen Harper, no especificó quiénes serían invitados, bromeando que en distintos momentos en L’Aquila había visto un G-8, G-9, G-14, G-18, G-19, G-25 y G-28.  

“Yo creo que el desafío adelante será usar nuestra presidencia para dar más coherencia a esto a medida que avanzamos”, dijo.   Harper y Merkel, cuyos países no son miembros permanentes del consejo de seguridad de la ONU y que destacan la exclusividad del G-8, dijeron que querían que el grupo sobreviva.  

“Hay asuntos para los cuales el G-8 es un organismo apropiado en nuestra opinión”, dijo Merkel.   El G-8 comenzó como un foro de amigos entre seis países en Francia en 1975.

Canadá y Rusia se unieron al grupo posteriormente y con los años las reuniones crecieron en un evento que reúne a cientos de funcionarios y periodistas.   Durante otras reuniones también ha surgido la idea de involucrar a más países.   “Estamos en un período de transición”, dijo Obama el viernes. "Una cosa que voy a buscar es que se hagan menos cumbres (...) creo que existe la posibilidad de coordinarlas y hacerlas más efectivas”.

 

Temas relacionados