En su juicio, Fujimori acepta algunos cargos

Es posible que la sentencia contra el ex mandatario peruano se conozca el próximo viernes.

El ex presidente peruano Alberto Fujimori aceptó el lunes que entregó una millonaria indemnización a su ex jefe de inteligencia Vladimiro Montesinos, pero rechazó la acusación penal de peculado en el inicio de su segundo proceso judicial público.

El abogado del ex presidente César Nakazaki afirmó que los 15 millones de dólares que Fujimori entregó a Montesinos en septiembre del 2000, como “compensación por tiempo de servicios”, fueron después devueltos al Tesoro público. Con la aceptación de los hechos, el proceso será sumario pues no se interrogará a más de 20 testigos en el caso y el presidente del tribunal, César San Martín, anunció que la lectura de la sentencia podría producirse el viernes.

El nuevo juicio, retrasado casi dos meses, se desarrolla en una base policial donde el 7 de abril Fujimori fue condenado a 25 años de prisión acusado de avalar la muerte de 25 personas, entre ellas un niño, durante una guerra contra rebeldes izquierdistas a inicios de su Gobierno en la década de 1990.

“Expreso conformidad limitada relativa con la acusación y la pretensión alternativa de la parte civil, solamente acepto los hechos, no acepto la responsabilidad penal, la pena ni la reparación civil”, dijo Fujimori en el tribunal. Para este segundo juicio, los fiscales acusan a Fujimori de “peculado y falsedad ideológica” y han solicitado al tribunal una pena de ocho años de prisión y el pago de unos 660.000 dólares como reparación civil al Estado peruano.

Fujimori -de 70 años-, quien apareció con un traje oscuro y se sentó frente al panel de tres jueces, lució cansado en el inicio del nuevo proceso y por momentos cerraba los ojos dando la impresión de que se quedaba dormido durante el juicio.

El ex presidente solicitó hasta dos veces consulta médica, lo que obligó a suspender la audiencia. Su evaluación determinará si vuelve el miércoles a la próxima sesión. Según fuentes médicas, Fujimori sufre de “hipertensión arterial” y estuvo tomando pastillas en los últimos días.

Alegatos

El abogado de Fujimori presentó al tribunal una serie de documentos que, según la defensa, avalaba la devolución del dinero que se entregó a Montesinos a través de un “decreto de urgencia” y respetando las normas constitucionales. “No corresponde condenar a Fujimori al poderse verificar (...) la restitución de los fondos públicos y por tanto la no generación de daño civil al Estado”, afirmó.

El fiscal del juicio, Avelino Guillén, dijo que Fujimori gestionó la devolución del dinero con “otros fondos” y que el retorno de una suma


equivalente no anula la acusación penal. Para la entrega del dinero, Fujimori utilizó fondos del Ministerio de Defensa alegando una supuesta infiltración de la guerrilla colombiana de las Farc en Perú, explicó Guillén.

El experto en temas penales Julio Rodríguez afirmó que lo que la defensa de Fujimori busca al aceptar los hechos en la acusación fiscal es que el proceso judicial sea corto, en momentos en que la salud del ex mandatario no es buena. Además “le permite a la defensa concentrarse en otros procesos judiciales que se vienen y que son más complejos, principalmente las imputaciones de corrupción”, agregó.   Fujimori tiene pendiente un tercer proceso que agrupa tres acusaciones: la interceptación telefónica ilegal, la compra de un canal de cable y el soborno a legisladores opositores.

Según investigaciones judiciales, Fujimori entregó la millonaria indemnización a Montesinos por sus 10 años de trabajo para el Estado pocos días después de que estallara el mayor escándalo de corrupción en el país. Tras la entrega, Montesinos huyó a Panamá y luego de regresar por breves días en octubre del 2000 se fugó otra vez de Perú, hasta que fue capturado en Venezuela en el 2001.

El legislador Carlos Raffo del partido político de Fujimori dijo que la entrega de la indemnización fue producto de un “chantaje” de Montesinos, que había amenazado con un golpe de Estado tras conocerse el escándalo de corrupción. “Por eso se gestiona su salida a Panamá para desactivar ese golpe de Estado y se acepta en medio de una circunstancia muy difícil el requerimiento de Montesinos de recibir este tipo de chantaje”, dijo Raffo a periodistas al final de la audiencia.

El escándalo de corrupción en Perú, que estalló con la difusión de un video donde se vio a Montesinos entregando dinero a un legislador para que apoyara a Fujimori, derivó en la destitución del presidente por parte del Congreso. El ex mandatario, hijo de inmigrantes japoneses, se refugió después en Tokio amparado en su doble nacionalidad y en el 2005 partió sorpresivamente a Chile, donde permaneció casi dos años hasta que fue extraditado por la justicia de Perú.

Temas relacionados