Falla técnica, posible causa de accidente aéreo en Irán

El vuelo realizaba la ruta entre Teherán y Erevan, con 168 personas a bordo.

Las autoridades iraníes investigan las causas del accidente aéreo que costó la vida a 168 personas al estrellarse un avión que realizaba la ruta entre Teherán y Erevan, capital de Armenia, y que al parecer apuntan hacia un problema técnico.

Según Sirous Saberi, vicegobernador de la ciudad iraní de Qazvin, lugar cercano a donde ocurrió el accidente, el piloto habría informado a la torre de control de un problema técnico y habría solicitado permiso para un aterrizaje de emergencia.

Al parecer, una vez detectado el supuesto problema técnico, el piloto habría tratado de tomar tierra en los aeropuertos de Tabriz o Zanjan, pero al no ser posible, habría intentado volver a Teherán, explicó Saberi, a quien cita la agencia de noticias local Mehr.

"Se está buscando la caja negra para poder conocer las causas", afirmó.

Nada más conocerse la noticia del accidente, el portavoz de la Organización iraní de Aviación Civil, Reza Jafarzadeh, dio a entender que se podría tratar de un fallo de esta naturaleza.

"La única información de la que se dispone es que el vuelo 7908 sufrió problemas 16 minutos después de despegar", del aeropuerto Iman Jomeini de la capital, explicó a la prensa.

Igualmente se desconocen hasta el momento las nacionalidades de los pasajeros.

En el aparato, un "Tupolev" de fabricación rusa propiedad de la aerolínea Caspian Airlines, viajaban 153 pasajeros y 15 miembros de la tripulación, "todos los cuales han muerto", detalló, por su parte, el comandante Masud Jafari Nasab, jefe de la Policía de Qazvin.

Poco después del siniestro, acaecido sobre las 1:30 a.m., la televisión nacional iraní mostró imágenes del lugar del accidente, una zona rural del noroeste de Teherán que quedó sembrada de trozos de fuselaje.

"Ha quedado destrozado. Numerosos pedazos están esparcidos en los alrededores de Jannat-abad", localidad cercana a Qazvin y situada a unos 200 kilómetros al noroeste de Teherán detalló el jefe de la unidad contra incendios, Husein Behzadpour.

Según el bombero, unidades del citado cuerpo llegaron al lugar del siniestro poco después de que el aparato perdiera contacto con la torre de control y cayera sobre un campo, donde quedó envuelto en llamas.

Efectivos de la Policía han acordonado el área, hasta el que se han desplazado numerosas ambulancias y equipos especializados en la recuperación de cadáveres.

Caspian Airlines es una compañía iraní fundada en 1992, que opera vuelos internacionales a Hungría, los Emiratos Árabes Unidos, Siria, Ucrania, Armenia, Bielorrusia y Turquía, así como a las principales ciudades iraníes.

Irán tiene una flota aérea en estado crítico, afectada por las sanciones internacionales económicas y financieras que sufre el país que le dificultan su renovación y la compra de repuestos.

Desde que éstas fueran impuestas en 1980, tras el triunfo de la Revolución Islámica que desalojó del poder al último Sha de Persia, el pro occidental Mohamad Reza Pahlevi, la aviación iraní, ha sufrido varios accidentes con más de un centenar de muertos.

En febrero de 2002, un avión similar de la compañía Iran Air Tours se estrelló cuando volaba entre Teherán y la ciudad occidental iraní de Jorramabad con 105 ocupantes, entre ellos cuatro españoles directivos de la empresa Fagor.

Tres años después, el 6 de diciembre de 2005, un total de 116 personas perdieron la vida al estrellarse un avión militar AC-130 Hércules que llevaba pasajeros civiles -entre ellos numerosos periodistas- contra un edificio de diez plantas en el extrarradio de la capital.

Temas relacionados