Cae un 50% popularidad de Silvio Berlusconi

El sondeo señala que la mayoría de los italianos tienen "poca o ninguna" confianza en el primer ministro luego de los recientes escándalos sexuales.

El porcentaje de aprobación a la figura del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que estuvo involucrado en un escandaloso divorcio y en acusaciones de que mantuvo relaciones con jóvenes menores de edad, ha caído por primera vez a menos del 50 %.

Un sondeo el martes mostró que sólo el 49 por ciento de los encuestados confiaba en él como primer ministro, cuatro puntos menos que en el último trabajo del mismo grupo, IPR Marketing, en mayo. Cincuenta por ciento dijo que tenía "poca o ninguna" confianza.

El índice de aprobación del Gobierno no sufrió cambios: el 44 por ciento dijo que tenía "mucha o suficiente" confianza y el 52 por ciento que tenía "poca o ninguna".

El sondeo fue realizado para el diario La Repubblica, el segundo diario de mayor tirada en Italia, que ha liderado las demandas para que Berlusconi esclarezca aspectos de su vida personal.

La encuesta se difundió un días después de que las páginas web de la revista L'Espresso y de La Repubblica publicaran grabaciones de conversaciones que Berlusconi supuestamente mantuvo con Patrizia D'Addario, una acompañante que asegura que recibió dinero -junto a otra mujer- para asistir a las fiestas que el primer ministro organizó en su residencia de Roma.

Berlusconi, de 72 años, no negó que la mujer de 42 años fue a su casa, pero dijo que no sabía que era una acompañante.

D'Addario dice que grabó los diálogos en su teléfono celular durante la noche que pasó en la residencia de Berlusconi o mientras mantuvo conversaciones telefónicas, una de ellas con el primer ministro.

Otros diarios importantes volvieron a publicar las conversaciones el martes, incluyendo una en la cual un hombre que supuestamente es Berlusconi dice que ambos deberían ducharse y el que termine primero debe esperar en "la cama grande".

El abogado de Berlusconi, Niccolo Ghedini, rechazó las grabaciones como "totalmente improbables y producto de la imaginación", diciendo que su publicación era ilegal.

Una de las conversaciones publicadas involucró supuestamente a D'Addario y Giampaolo Tarantini, un empresario del sur de Italia que está siendo investigado por un caso de corrupción y prostitución.

La oposición de centroizquierda dice que Berlusconi debe salir a dar explicaciones sobre su vida privada porque contrasta con su imagen pública de valores familiares y religiosos y porque existe el riesgo de que él o su Gobierno reciban extorsiones.

La oposición busca mantener un debate sobre su vida privada en el Senado, donde la centroderecha tiene mayoría.

D'Addario ha dado las grabaciones a los jueces que investigan el caso contra Tarantini.

Ghedini dijo el lunes que debería lanzarse una investigación acerca de cómo L'Espresso y La Repubblica las obtuvieron, y amenazó con acciones legales a aquellos que las volvieran a publicar.

Temas relacionados