Rechazo a Obama pasó del 29 al 44 por ciento

El presidente de EE.UU. cuenta con una popularidad del 59 por ciento, seis puntos menos que hace un mes.

Al cumplirse seis meses de su mandato, la popularidad del presidente de EE.UU., Barack Obama, ha decaído a la hora de hacer frente a varios de sus principales desafíos, según pone de manifiesto este martes una encuesta.

El sondeo que publican este martes el diario The Washington Post y la cadena de televisión ABC News indica que la popularidad general de Obama, si bien se mantiene alta, se ha reducido al 59 por ciento, seis puntos porcentuales menos que hace un mes.

Es la primera vez que esta encuesta sitúa la popularidad de Obama por debajo del 60 por ciento
Más notable es la caída en la aprobación de su gestión de la reforma sanitaria. En abril, al cumplirse los primeros cien días de su mandato, contaba con el respaldo del 57 por ciento de los votantes pero esa cifra ahora ha bajado al 49 por ciento.

En cambio, el rechazo ha subido del 29 al 44 por ciento, encuentra el sondeo, que señala que la erosión en el respaldo sobre este tema es especialmente llamativa entre los independientes. Si en abril el 53 por ciento de los votantes independientes aprobaban su gestión sanitaria y el 30 por ciento estaba en contra, ahora sólo el 44 por ciento está a favor y el 49 por ciento la rechazan.

En lo que respecta al manejo de la economía, la aceptación de los estadounidenses llega al 52 por ciento, mientras que el 46 por ciento se muestra en contra. El mes pasado, el 56 por ciento daba al presidente el visto bueno a su gestión económica.

La encuesta se publica cuando el mandatario estadounidense desarrolla una intensa campaña para tratar de sacar adelante la reforma sanitaria, una de sus prioridades legislativas y con la que busca facilitar la cobertura médica a las decenas de millones de estadounidenses que carecen de ella en la actualidad.

Dicha reforma parece haber entrado en un momento de dificultades en el Congreso, donde los republicanos y algunos demócratas moderados temen el efecto que pueda tener en el ingente déficit presupuestario estadounidense, que ya supera el billón de dólares.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump