Seguidores de Zelaya detienen a dos policías en el sepelio de joven asesinado

La intervención del líder permitió que los uniformados no fueran golpeados por la gente.

Dos policías hondureños fueron detenidos y su vehículo quemado este domingo en el sepelio de un joven que fue asesinado en la zona fronteriza con Nicaragua, por donde el depuesto presidente Manuel Zelaya intenta volver a Honduras.

Seguidores de Zelaya descubrieron a los dos policías de civil, miembros de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), en los alrededores del cementerio El Durazno, en Tegucigalpa, y los persiguieron hasta capturarlos, informaron medios locales.

La intervención del dirigente campesino Rafael Alegría, uno de los líderes del movimiento que exige el regreso de Zelaya, salvó a los agentes de ser linchados, aunque "recibieron algunos golpes, nada grave", informaron algunos de los participantes en el incidente.

"¡Vamos a entregarlos a las autoridades, nuestro movimiento es pacífico!", arengó Alegría a sus compañeros para evitar que atacaran a los policías, no identificados, que fueron desarmados y posteriormente llevados a una comisaría.

Empero, un grupo de asistentes al sepelio volcó e incendió el vehículo en que los dos miembros de la DNIC llegaron al cementerio.

"Gracias a que la gente nos atiende, nos escucha", porque "no los golpearon ni pasó algo más grave" a los policías, declaró Alegría a la prensa.

Pero también calificó de "imprudencia" y "provocación" de los jefes de la Policía el haber enviado a los agentes al entierro de Pedro Muñoz, de 24 años, cuyo cadáver fue encontrado ayer cerca de Alauca, departamento de El Paraíso, fronterizo con Nicaragua.

El cadáver del joven tenía señales de tortura y tanto familiares como miembros del movimiento a favor de Zelaya responsabilizan de su muerte a la Policía, que supuestamente lo había detenido el viernes, señalamiento que las autoridades rechazan.

El presidente y diputado del izquierdista partido Unificación Democrática (UD), César Ham, condenó el "brutal asesinato" de Muñoz, cometido, dijo, por "el aparato represor del régimen golpista".

El movimiento que respalda a Zelaya declaró a Muñoz como "Héroe de la resistencia popular", según Ham, quien enfatizó que "su sangre derramada no será en vano".

Zelaya fue derrocado por los militares el 28 de junio pasado y desde el viernes intenta regresar a Honduras por Las Manos, puesto fronterizo con Nicaragua, a donde pretenden llegar sus simpatizantes para recibirlo.

El Parlamento designó en lugar de Zelaya a Roberto Micheletti, hasta ese día jefe del Legislativo; los dos son del gobernante Partido Liberal.