Ex guardaespaldas de la Reina Isabel II, a la cárcel por fraude

El condenado denunció que los guardias reales se emborrachan, apuestan y hasta posan en el trono real durante el turno de trabajo.

Un ex guardaespaldas de la reina Isabel II fue condenado a seis años de cárcel por un fraude de 3 millones de libras (3,5 millones de euros) relacionado con una compañía inmobiliaria fantasma que servía de tapadera de una operación de apuestas.

Paul Page engañó a 57 personas (incluidos familiares, amigos y colegas) para financiar una vida de lujos y una adicción al juego, según los testimonios escuchados durante el juicio en el Tribunal de Southwark (sur de Londres) , que dictó sentencia.

Algunas de las víctimas de Page, que tiene 38 años y cometió el delito que se le imputa entre 2003 y 2006, no sólo perdieron sus casas y grandes cantidades de dinero, sino que vieron arruinados sus matrimonios.

Durante el proceso, el acusado, que ha negado los cargos, llegó a alegar que funcionarios de la policía destinados en el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la Reina en Londres, se dedicaban en horas nocturnas a diversos desmanes y actividades delictivas.

En lugar de vigilar el palacio frente a eventuales intrusos, los guardias de seguridad de Isabel II hacían supuestamente apuestas, vendían pornografía, se emborrachaban y comerciaban con esteroides, además de posar en el trono real, según Page.

Asimismo, los funcionarios en cuestión introdujeron en varias ocasiones a sus amigos en fiestas de palacio a las que no habían sido invitados, y les permitieron dejar sus vehículos en los aparcamientos de palacio durante sus visitas a Londres.

Sin embargo, la Fiscalía desestimó esas alegaciones al calificarlas como un "castillo en el aire" y meras "tácticas de distracción".

Temas relacionados