España y Brasil piden información sobre posibles bases de EE.UU. en Colombia

Los dos ministros hicieron un llamamiento al diálogo entre Venezuela y Colombia.

Los ministros de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, y Brasil, Celso Amorim, reclamaron el jueves información sobre los planes de Colombia de instalar bases de Estados Unidos en su territorio, ante el riesgo de que pueda haber una "militarización" de la región, como la iniciada por Venezuela.

Los dos ministros hicieron un llamamiento al diálogo entre Venezuela y Colombia y acordaron trabajar "para evitar un espiral de desencuentros" entre estos dos países.

En otra de sus rabietas, ell presidente venezolano, Hugo Chávez, "congeló" las relaciones diplomáticas con Colombia y retiró a su personal diplomático por el anuncio del Gobierno de Álvaro Uribe de que negocia con EE.UU. el uso de sus bases militares por soldados estadounidenses para atacar el narcotráfico y el terrorismo, lo que incomoda a Venezuela y Ecuador.

Moratinos aseguró que es necesario evitar un "proceso de militarización en América Latina", que "no tendría calado en el siglo XXI".

Añadió que España ha pedido información a Estados Unidos y Colombia ante lo que consideró una "nueva situación", si bien opinó que se trata de una "cuestión bilateral".

"Lo que tenemos es que trabajar para que no haya espiral de desencuentro y tratar de que Venezuela y Colombia vuelvan a tener una relación de respeto. Tenemos que reconstruir la confianza", manifestó.

Moratinos explicó que durante la reunión que mantuvo el miércoles con Chávez en Caracas el mandatario venezolano demostró "voluntad de diálogo".

Indicó además que la vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, hará una visita a Bogotá la semana próxima y "tendrá la oportunidad" de tratar el asunto con las autoridades colombianas.

Amorim dijo que Brasil "ha recibido algunas explicaciones de Colombia" sobre las bases, pero apuntó que "la presencia de tropas de países que no pertenecen a la región siempre preocupa" y "debe ser mejor explicada".

Además de analizar el escenario regional y la crisis de Honduras, los dos ministros repasaron el estado de las relaciones bilaterales y hablaron sobre el interés en aumentar sus inversiones recíprocas.

Moratinos dijo que España desea aprovechar las oportunidades que ofrece el Plan de Aceleración del Crecimiento (PAC) impulsado por el Gobierno brasileño, que prevé inversiones para los próximos años por valor de 260.000 millones de dólares (unos 185 millones de euros).

El ministro declaró que este interés se extiende a muchos terrenos, aunque citó el deseo de que empresas españolas participen en el proyecto del tren de alta velocidad que se proyecta entre Río de Janeiro y Sao Paulo, cuya licitación se espera que sea convocada antes de fin de año.

"España quiere estar en esa alta velocidad. Estamos en nuestro país, en Europa y queremos acompañar esa nueva apuesta de futuro que hace Brasil" , proclamó Moratinos.

Según Moratinos, la inversión española en Brasil, la segunda de más volumen después de Estados Unidos, es "muy diversificada y potente" y busca afianzarse en sectores como las infraestructuras, la energía y el transporte ferroviario, naval y aéreo.

Amorim se mostró receptivo al interés de las compañías españolas, pero se quejó de que las mismas facilidades no las tengan las empresas brasileñas de la construcción que pretenden invertir en España.

En el plano comercial, manifestaron su confianza en que la reanudación de las negociaciones entre la UE y Mercosur tenga un nuevo impulso durante la presidencia española en el primer semestre de 2010,

La visita de Moratinos a Brasilia antecede a la que hará Fernández de la Vega la próxima semana, dentro de una gira que también le llevará a Costa Rica, Paraguay y Colombia.

últimas noticias