Sicario colombiano habría asesinado a empresaria argentina

La mujer fue encontrada muerta por asfixia en su casa.

La policía de la norteña provincia argentina de Salta sospecha que un detenido sicario colombiano tiene alguna vinculación con el resonante crimen de una empresaria que hace casi tres años conmovió a la opinión pública del distrito de Córdoba, en el centro del país.

Según publica el diario cordobés La Voz del Interior, la policía salteña ha entregado a su homóloga de Córdoba el resultado de una investigación del colombiano Hugo Armando Trujillo Ospina ante las sospechas de que podría ser el responsable del asesinato de Nora Dalmasso.

Esta empresaria y esposa de un reconocido médico fue encontrada muerta por asfixia en su casa de la ciudad cordobesa de Río Cuarto el 25 de noviembre de 2006.

La mujer, de 51 años, estaba totalmente desnuda en la cama de su hija y con el lazo de su bata atado al cuello.

El periódico cordobés señala que la policía salteña decomisó, entre otros elementos, agendas con correos electrónicos de Córdoba a Trujillo Ospina, quien cumple una condena en Salta tras haber extorsionado a un empresario para no asesinarlo.

Los agentes salteños descubrieron que el colombiano se movía por ciudades de Argentina, Uruguay y Paraguay, e incluso recibieron un llamado de la ex suegra de Trujillo Ospina, que lo acusó de haber asesinado a una conocida empresaria peruana, identificada como Myriam Fefer Sallers, entre otros crímenes.

El fiscal cordobés Javier Di Santo admitió haber recibido información del "caso Trujillo" , pero fue cauto al destacar que "se está evaluando el material".

En marzo pasado Di Santo aceptó el ofrecimiento de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos debido a la falta de avances que ha tenido la pesquisa del crimen de Nora Dalmasso.

En un comienzo los investigadores barajaron la posibilidad de que la mujer pudiera haber muerto durante un juego sexual y apuntaron como posibles autores a un supuesto amante y hasta a un pintor de brocha gorda que trabajó en la lujosa vivienda de la familia.

La investigación dio después un giro inesperado cuando la Justicia imputó por el crimen al hijo de la mujer, Facundo Macarrón.

Este joven y el pintor Gastón Zárate son los únicos dos procesados que tiene la causa, en ambos casos por abuso sexual y homicidio.

El fiscal Di Santo ya había requerido la ayuda del FBI hace varios meses, al enviar unas muestras de ADN que determinaron tres perfiles genéticos entre los restos encontrados en la ropa y en el cuerpo de Dalmasso.

El caso conmovió y provocó polémica en Río Cuarto, que se agudizó cuando un canal de televisión difundió fotografías del cadáver desnudo de la mujer.

 

Temas relacionados