Se agrava la censura mediática en Honduras

Los periodistas han sido amenazados por el Ejército.

Decenas de periodistas y activistas de los derechos humanos hondureños fueron atacados o amenazados tanto por el Ejército como por partidarios del derrocado presidente Manuel Zelaya, dijo el lunes un organismo supervisor de la libertad de prensa.  

Honduras cerró varias emisoras de radio y televisión favorables a Zelaya después del golpe militar que derrocó al presidente a fines de junio e instaló un Gobierno interino liderado por Roberto Micheletti. 

“La libertad de expresión está crecientemente limitada y las condiciones generales para el trabajo periodístico y los reportes de los medios se están deteriorando y podrían seguir empeorando. Todos están muy tensos”, dijo Agnes Callamard, jefa de ARTICLE 19, un grupo defensor de los derechos de los medios basado en Londres.

“Los periodistas están recibiendo amenazas y están siendo intimidados mediante correos electrónicos y llamados telefónicos. Se han hecho acusaciones de asesinatos extra judiciales por parte de las fuerzas de seguridad del Estado”, añadió.  

Callamard, que recién regresó de una misión en el país centroamericano, dijo que los activistas de los derechos humanos no podían investigar los supuestos abusos en áreas rurales por los bloqueos militares de carreteras y toques de queda impuestos por el Ejército desde el golpe.  

También dijo que Honduras se estaba polarizando cada vez más y que previsiblemente emergerán nuevos episodios de violencia. 

“Tensiones latentes, fuerte censura, posiciones cada vez más confrontativas, están dados todos los ingredientes para que emerja una sangrienta crisis en Honduras”, dijo Callamard.   “Se está agravando en términos de la cantidad de personas involucradas y de su resolución. Necesita apenas unas chispas para estallar”, apuntó.  

El punto muerto político en Honduras, exportador de café y textiles, se ha profundizado con la negativa de Micheletti a que Zelaya regrese al país y finalice su mandato como presidente en enero, tal como demandó el presidente de Costa Rica Oscar Arias, que está mediando la crisis.   Zelaya, aliado del presidente socialista venezolano Hugo Chávez, fue derrocado cuando buscaba un referéndum para reformar la Constitución, una medida que la Corte Suprema consideró ilegal.  

Sus críticos dicen que intentaba extender el mandato presidencial para poder ser reelecto, pero él niega la acusación. Zelaya prometió el sábado regresar al poder mediante medios pacíficos y negó estar formando una milicia para volver al país desde Nicaragua.   Ningún Gobierno extranjero ha reconocido a Micheletti.

Si bien las elecciones presidenciales están programadas para noviembre, Callamard dijo que no estaban dadas las condiciones para celebrar unos comicios libres y justos.   “Los medios son tendenciosos y el acceso a reportes imparciales es limitado, por eso los ciudadanos no pueden tomar una decisión bien informada”, dijo Callamard. “Realmente creo que la situación va a empeorar. No hay dudas de que habrá más violencia”, apuntó.

 

Temas relacionados