Sendero Luminoso aún tiene capacidad de fuego, según analistas

Desde 2005, han muerto 60 soldados y policías en ataques de ese grupo armado.

El grupo armado Sendero Luminoso ha demostrado que tiene una “gran capacidad de fuego” con el último ataque a un base policial antiterrorista en el sur de Perú, donde murieron tres agentes y dos civiles, dijeron varios analistas.

El experto en narcotráfico Jaime Antezana dijo a CPN Radio que el ataque perpetrado el sábado pasado por la noche contra una base policial en el distrito de San José de Seque, en el departamento sureño de Ayacucho, “significa que la capacidad de fuego de esta organización no se ha mermado” a pesar de los esfuerzos de las autoridades.

Antezana subrayó que Sendero nunca antes había atacado a una unidad especializada en terrorismo, que además estaba resguardada por 30 agentes de elite, e instó a las autoridades peruanas a dejar de pensar que sus acciones son “hechos inconexos”.

El experto pidió que se ponga en marcha un verdadero plan integral para la lucha antiterrorista en la zona de los Valles de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE) , una zona a la que pertenece San José de Secce y que está controlada por los remanentes de Sendero Luminoso, bajo el mando del “camarada José”, y narcotraficantes.

Estos llamados “remanentes senderistas” desconocieron el alto el fuego dictado por Abimael Guzmán, tras su detención en 1992, y el Gobierno peruano sostiene que se han aliado con mafias de narcotraficantes.

El sociólogo acotó que Sendero es una “pequeña Farc que actúa en el VRAE”, donde los militares han iniciado una ofensiva contra este grupo armado en agosto de 2008.

Por su lado, el también experto en narcotráfico Rubén Vargas dijo a Radio Programas del Perú que las muertes a manos de Sendero no son “consecuencia de la falta de logística sino de una equivocada conducción militar”.
 
Vargas acotó que ataques como el del fin de semana pasado demuestran que “el narcotráfico goza de buena salud, junto al terrorismo” y que los senderistas han intentado demostrar que mantienen el control del VRAE.

El ministro del Interior, Octavio Salazar, quien viajó este domingo a San José junto a otros altos mandos, tildó ayer a los senderistas de “vulgares y viles delincuentes narcotraficantes” y subrayó que las fuerzas del orden están permanentemente activando sus planes de contingencia antisubversivos.

El sábado, poco antes de la medianoche, cerca de medio centenar de senderistas armados con fusiles y granadas atacó la base de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales de la Policía Nacional del Perú (Diroes) de San José de Secce, habitada por unas mil personas.

En los enfrentamientos, que duraron cerca de una hora, murieron por impacto de bala tres policías y dos mujeres (novia y madre de uno de los agentes fallecidos).
 
Además, dos policías resultaron heridos en el tiroteo. Según el ministro del Interior, en el lado de Sendero uno de los abatidos puede ser el “camarada Beto”, quien se cree que dirigió el ataque, informó hoy el diario La República.

 

Temas relacionados