Rusia vuelve a arremeter en contra de Georgia

El Ejército ruso advirtió que responderá militarmente si continúan los tiroteos por parte de Georgia.

Rusia anunció que ha puesto en alerta sus tropas emplazadas en la región separatista georgiana de Osetia del Sur, en respuesta a presuntos tiroteos por parte del Ejército de Georgia.

La Cancillería rusa calificó de “alarmante” la situación en la frontera administrativa entre Osetia del Sur y Georgia, a la que acusó de urdir “provocaciones” a medida que se acerca el primer aniversario de la guerra ruso-georgiana en agosto de 2008.

“En vista de ello, ha sido reforzada la capacidad de combate de los militares y guardafronteras rusos en Osetia del Sur”, declaró el portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Andréi Nesterenko, en un comunicado publicado en la página “web” de la Cancillería.

El diplomático afirmó que, “ahora, lo principal es impedir una escalada y que los tiroteos degeneren en mayores enfrentamientos”, y aseguró que Rusia hará “todo lo necesario para ello”.
 
Al mismo tiempo, Nesterenko reconoció que Moscú no tiene certeza de que las tropas de Georgia hayan sido las primeras en abrir fuego, ya que señaló que “las declaraciones de representantes surosetas y georgianos, al igual que en el pasado, se contradicen y están llenas de acusaciones mutuas”.
 
“Quiero asegurar que cada caso de tiroteo se estudia in situ con participación de los organismos rusos y de las autoridades surosetas para esclarecer la situación real”, señaló.

Las autoridades georgianas y surosetas volvieron hoy a acusarse mutuamente de un nuevo tiroteo, tras el intercambio de fuego registrado en la noche del pasado 29 de julio.

Aquel fue el primer incidente armado de importancia entre ambas partes desde su conflicto armado en agosto del 2008, cuando Rusia invadió Georgia y reconoció la independencia de sus dos regiones separatistas, Osetia del Sur y Abjasia, donde instaló sus bases.

La Unión Europea (UE) ha afirmado que sus observadores “no han registrado evidencias” que confirmen las recientes acusaciones de bombardeos en la frontera administrativa de Osetia del Sur.

La Presidencia de turno sueca de la UE manifestó su “preocupación” por estos hechos.

La UE urgió a todas las partes a abstenerse de toda declaración o acción que pueda llevar a aumentar las tensiones, en estos momentos “particularmente sensibles”.
 
También solicitó que todas las partes implicadas otorguen a su misión de observadores (EUMM) acceso sin restricciones a ambos lados de la línea limítrofe administrativa de Osetia del Sur, pues tienen prohibida la entrada en territorio de la región separatista.

Tiflis recordó estos días que Rusia ha vetado la labor de las misiones de la ONU y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Abjasia y Osetia del Sur, y exigió el acceso de los observadores europeos, actualmente desplegados sólo en territorio georgiano, a las regiones separatistas.

Las tensiones y los intercambios de acusaciones entre Rusia y Georgia de preparar “nuevas provocaciones” aumentan a medida que se acerca la fecha del primer aniversario de la guerra por el control de Osetia del Sur, que tuvo lugar entre el 8 y el 12 de agosto de 2008.