Presidente de Bolivia pide disculpas a Chile y Argentina por decir que la derecha podría gobernarlos

Los presidentes de esos países calificaron las afirmaciones como una “injerencia en asuntos internos”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió disculpas a Chile y a Argentina por sus declaraciones sobre la posibilidad de que la derecha vuelva a gobernar estos países y que Santiago ha considerado como una “injerencia en asuntos internos”.
 
“En ningún momento intenté interferir en asuntos internos ni políticos”, manifestó Morales en una conferencia de prensa en La Paz y lamentó el “malentendido” que han provocado sus declaraciones.

El pasado martes, en la presentación del libro “La democracia traicionada” escrito por uno de sus viceministros, Morales expresó su preocupación ante una eventual vuelta de la derecha al poder en Suramérica.

“¿Qué pasaría, y para eso debemos estar preparados, si la línea de los 'pinochetistas' en Chile gana las elecciones? Sería muy grave para la democracia sudamericana. ¿Qué pasa si la derecha fascista vuelve a la Argentina?”, se preguntó.

Estas declaraciones provocaron ayer el rechazo del Gobierno de Chile, al considerarlas “una injerencia en asuntos internos”, según expresó la cancillería de Santiago en un comunicado.

“Chile, una democracia estable que se apresta a elegir a su nuevo presidente de la República en elecciones universales, reconocidamente limpias, rechaza la injerencia de cualquier Estado en sus asuntos internos, y, por lo tanto, las declaraciones del jefe del Estado de Bolivia” , indicó la cancillería chilena.

Tras esta reacción, Morales pidió hoy públicamente disculpas tanto a Chile como a Argentina por el “malentendido” y explicó que, con esas declaraciones, solo intentaba explicar “las dificultades que soportó el pueblo boliviano” con las dictaduras y con los Gobiernos neoliberales.

“Quiero, con mucho respeto y con mucha humildad al hermano pueblo argentino y al hermano pueblo chileno, a sus presidentas tan solidarias con mi Gobierno y con el pueblo boliviano (...), pedir disculpas”, dijo el gobernante boliviano.

Este incidente con Chile coincide con la llegada a Bolivia del nuevo cónsul de Santiago en La Paz, Ricardo Herrera, que arribó esta misma mañana a la ciudad.

También se produce en medio de la polémica que ha suscitado en Bolivia un proyecto de acuerdo entre los Gobiernos de Morales y Michelle Bachelet sobre el uso de las aguas fronterizas del Silala.

Tras la pérdida de su litoral en el Pacífico, en una guerra con Chile a finales del siglo XIX, Bolivia no mantiene relaciones diplomáticas con Santiago, salvo un paréntesis abierto en la década de los 70 por los entonces dictadores Augusto Pinochet y Hugo Bánzer.

Sin embargo, desde 2006 Chile y Bolivia han experimentado un inusitado acercamiento de la mano de sus presidentes Michelle Bachelet y Evo Morales, quienes aprobaron una agenda bilateral de trece puntos que incluye la demanda marítima boliviana.

 

Temas relacionados