Chávez le pide a Uribe ir a la Cumbre de Unasur

El mandatario también dijo que las armas suecas que terminaron en poder de las Farc eran “inservibles”.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó este miércoles que los lanzacohetes venezolanos incautados a la guerrilla colombiana son un “inservibles” y fueron usados por el Gobierno de Colombia para una maniobra “sucia” contra su Gobierno.

La intención de esa “jugada artera, esa puñalada por la espalda”, es “chantajear”, “acallar” la “protesta diplomática” venezolana por la “instalación de bases militares yanquis” en Colombia, lo que “sin duda, es una amenaza para Venezuela”, sostuvo el mandatario en una rueda de prensa en el palacio de Gobierno. “Y no se cómo el Gobierno de Suecia cae en esta maniobra”, añadió el mandatario.

Chávez se refería así a la petición de explicaciones sobre cómo las armas vendidas por Suecia a Venezuela en la década de los años 80 fueron a parar a las Farc, un grupo considerado “terrorista” por la Unión Europea
Chávez volvió a negar que su Gobierno o sus generales “hayan mandado” armas a las Farc y recordó varios episodios de enfrentamientos de militares venezolanos con guerrilleros colombianos en la frontera, en los que, según dijo, se produjo el “extravío” de armamento nacional.

Ante los periodistas, el jefe de Estado mostró varios lanzacohetes del Ejército nacional, nuevos y usados, explicó su funcionamiento y los comparó con las fotos de los dispositivos que las fuerzas castrenses colombianas dicen haber incautado a las Farc.

También exhibió un informe castrense colombiano “fechado el 29 de octubre” de 2008 y entregado por el canciller colombiano, Jaime Bermúdez, a su par venezolano, Nicolás Maduro, el pasado “2 de junio”, en el que se indica que los “tres misiles antitanque” se “deben destruir” por tener un “sistema de seguridad inestable”.

“Armas inservibles, de eso se nos acusa, y eso lo sabe (el presidente colombiano Álvaro) Uribe”, declaró Chávez, quien sostuvo que esas apreciaciones sobre el armamento fueron transmitidas a su colega colombiano a través de los cancilleres.

Se quejó de que cuando su Gobierno “reclama diplomáticamente” por el asunto, “la respuesta de Colombia es, en vez de aclarar, (de decir) 'vamos a conversar'”, anunciar que “Uribe no va” a la reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), prevista para el próximo 10 de agosto en Quito. “Te espero allá en la UNASUR, es una responsabilidad asistir”, dijo Chávez.

Ecuador y Colombia no tienen relaciones diplomáticas desde marzo de 2008 a decisión del primer país, que respondió así a un ataque colombiano a un campamento de las Farc instalado en su territorio. El gobernante colombiano “anda maniobrando, cuántas mentiras estará metiendo” en su gira latinoamericana para explicar los nuevos convenios militares entre Colombia y Estados Unidos, dijo Chávez.

Sobre el tema de los lanzacohetes, Chávez sostuvo que un análisis de las fotografías colombianas hace pensar que “todo indica que esos equipos”, que “son desechables (...) estaban disparados”, lo que refuerza la tesis de que eran “inservibles” y por ello “el mismo Ejército colombiano” recomendó “destruir el material”.

El jefe de Estado expresó además sus dudas respecto a la veracidad de la afirmación colombiana de que los lanzacohetes fueron realmente incautados a las Farc. Habló de otras denuncias colombianas sobre armamento venezolano en manos de la guerrilla, entre ellos unos “fusiles” a los que, según dijo, les “sembraron” chapas para hacerlas pasar como venezolanos.

También citó el “extravío” de armas venezolanas en las décadas de los años 80 y 90 en incidentes con la guerrilla colombiana, entre ellos el de Cararabo, en 1995, que dejó militares venezolanos muertos y armas desaparecidas. A raíz del caso de los lanzacohetes, Chávez decidió el pasado 28 de julio congelar las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia, en un nuevo capítulo en la historia de tensión diplomática que ha marcado las relaciones entre su Gobierno y el de Uribe.

 

últimas noticias