EE.UU. acusa a Venezuela de tolerar a las Farc

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca defendió el acuerdo militar con Colombia.

El gobierno de Estados Unidos acusó a Venezuela de tolerar actividades de las guerrilleras Farc en su territorio, al defender las negociaciones en curso con el gobierno de Álvaro Uribe para utilizar bases militares del país andino.

En una entrevista publicada por el diario "O Estado de Sao Paulo", el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, James Jones, quien cerró ayer una visita oficial a Brasilia, advirtió que "no es aceptable" que países permitan que sus fronteras "sean usadas como bases para el ataque a otro país soberano a la región".

"Sabemos, con alguna certeza, que elementos significativos de las Farc están actuando dentro de la frontera de Venezuela, y el gobierno venezolano no hizo mucho para combatirlo. Esa situación contribuye a un malestar en Colombia", expresó el general retirado, publicó DPA.

En la entrevista, Jones minimizó las reacciones negativas de los países suramericanos al acuerdo que negocia su país con Colombia para aumentar la presencia militar estadounidense en el país andino, y descartó tajantemente la posibilidad de una marcha atrás en ese propósito.

"La idea de que ese acuerdo significa un cambio radical en el apoyo de Estados Unidos a Colombia es completamente falsa... Nuestra misión es ayudar a Colombia en el entrenamiento de sus fuerzas de frontera. Suministraremos toda la ayuda que podamos para el combate a las Farc y para que Colombia se vuelva lo más libre posible del narcotráfico", apuntó.

Según el asesor de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, "el pacto Estados Unidos-Colombia es un acuerdo como cualquier otro", y no hay razones para que genere temor en los países vecinos.

"Mantuvimos tropas en Colombia en los últimos 20 años. No sé por qué las bases están consideradas en forma diferente ahora... Quizás podamos compartir un poco mejor las informaciones con nuestros amigos en la región, especialmente con Brasil", dijo.

Jones sostuvo en Brasilia reuniones con el canciller Celso Amorim, con el ministro de Defensa Nelson Jobim y con el asesor para Asuntos Internacionales de la Presidencia, Marco Aurelio García, en un intento de disipar la preocupación en torno a las negociaciones entre Washington y Bogotá sobre las bases militares.

En la entrevista con "O Estado de Sao Paulo", el representante norteamericano aseguró que no escuchó en Brasilia pedidos para desistir del proyecto.

"En las conversaciones que sostuve, ninguna autoridad dijo que el objetivo del gobierno brasileño sería el de impedir que el acuerdo fuera firmado. Yo escuché preguntas muy respetuosas sobre cómo funcionará el acuerdo. Pude tranquilizarlos, al rechazar alegaciones falsas y al decirles la verdad", enfatizó.

Sin embargo, asesores del gobierno brasileño dejaron en claro que se mantiene la preocupación en torno a las negociaciones entre Washington y Bogotá, que son también el tema principal de la rápida visita del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, quien se reúnió en Brasilia con su par brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva.

Tras reunirse el martes durante alrededor de una hora con Jones, Marco Aurelio García reiteró que el proyecto de instalar bases militares de Estados Unidos en la región "se parece un poco a un resquicio de la Guerra Fría".

"La Guerra fría se acabó, y esa es una región que está en un proceso de evolución democrática pacífica muy grande", agregó el asesor de Lula, quien sostuvo que "todavía no está en claro el objetivo y el alcance" del acuerdo en negociación entre Washington y Bogotá.

Temas relacionados