Berlusconi asegura que no tiene por qué disculparse tras escándalos sexuales

El mandatario italiano se jactó de que su apoyo entre los ciudadanos está en un nivel récord.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo que no tiene razones para disculparse tras los escándalos sexuales que lo rodean y sostuvo que no teme chantajes, al tiempo que se jactó de que su apoyo entre los italianos estaba en un nivel récord.

El político de 72 años, cuya reputación se ha visto golpeada por revelaciones explícitas sobre su gusto por las mujeres jóvenes y sus fiestas con prostitutas, llamó a quienes difunden esas historias "antiitalianos que deberían avergonzarse de sí mismos".

No hubo muestras de arrepentimiento en la rueda de prensa de Berlusconi antes de sus vacaciones para presentar los logros de sus 14 meses en el cargo.

El primer ministro no escatimó en elogios por su papel en la escena internacional e incluso llegó a decir que en un momento mostró "un toque de genio".

"Nadie puede chantajearme y no tengo esqueletos en el armario. No tengo nada de lo cual disculparme en mi vida privada, ni siquiera ante mi familia", dijo a periodistas.

La esposa de Berlusconi, Veronica Lario, anunció en mayo que pediría el divorcio por la relación del político con una adolescente de Nápoles, a quien regaló un collar de 6.000 euros por su cumpleaños.

A esa revelación siguieron después historias de acompañantes que pasaron la noche en la casa de Berlusconi y noticias de conversaciones íntimas grabadas en secreto por una mujer, Patrizia D'Addario, a quien se le prometió un escaño en el Parlamento Europeo.

Berlusconi, cuyos flirteos le han costado anteriormente reprimendas públicas de su mujer, niega haber pagado a cambio de sexo.

Temas relacionados