Unasur se reúne con pacto Colombia-EE.UU. como fondo

Presidente colombiano no asistirá al encuentro evitando ambiente hostil.

Los presidentes de Suramérica, sin la presencia de Colombia, se reunirán brevemente el lunes en Quito en medio de una nueva crisis regional desatada por un acuerdo entre Bogotá y Washington que busca aumentar la presencia militar estadounidense para la lucha antidroga y el terrorismo.

El pacto no le gustó a varios países de América Latina, especialmente a Venezuela, y su inusual aliado Ecuador. El Gobierno venezolano puso bajo estudio sus relaciones diplomáticas con Colombia y cerró el ingreso a importaciones de su vecino por considerar el arreglo prácticamente como una agresión militar, sin embargo olvida que ha impulsado una carrera armamentista en la región.

Tras realizar esta semana una gira por varios países de Suramérica para explicar el acuerdo militar con Estados Unidos, el mandatario Álvaro Uribe, decidió no participar de la cumbre, en una inusual decisión que revela la tensión diplomática en la región y que le evitaría cruzarse con los presidentes, Hugo Chávez y Rafael Correa, que han manifestado animadversión al Presidente colombiano.

En la reunión, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, tomará de manos de su homóloga chilena, Michelle Bachelet, la presidencia protémpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se creó en mayo del 2008 como un órgano político que intentara aglutinar a una región dividida entre seguidores y detractores de Washington.

El portavoz presidencial brasileño, Marcelo Baumbach, dijo en Brasilia que, aunque la brevedad del encuentro no permitirá un debate entre los presidentes, "parece natural que el asunto (de las bases en Colombia) sea levantado de una u otra forma".

Pero subrayó que "Brasil cree que, en un momento posterior, el tema debería discutirse en la Unasur, que es el foro apropiado para ese debate".

La cumbre presidencial se celebrará el mismo día en que Correa asume un nuevo mandato de gobierno. Como telón de fondo también estará el golpe de Estado en Honduras.

Se espera que los mandatarios suramericanos vuelvan a condenar el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya. Chávez advirtió el acuerdo militar entre Bogotá y Washington "podrían ser el inicio de una guerra en Suramérica", pero los analistas internacionales no se explican cuál es el temor de Chávez.

Ecuador y Bolivia se han sumado a las fuertes críticas de Chávez, el principal enemigo de Estados Unidos en la región, a pesar de que mantiene fuerte lazos comerciales con el país del Norte.

En la otra orilla, Brasil, Chile, Perú y Paraguay respaldaron con matices la soberanía de Bogotá para permitir utilizar sus bases a los efectivos estadounidenses. El Gobierno brasileño le pidió a Uribe más transparencia respecto del acuerdo militar.

"Definitivamente la disputa sobre las bases evidencia la desconfianza que existen entre regímenes ideológicos distintos (...) Genera tensiones entre Colombia y sus vecinos inmediatos", dijo Carlos Espinosa, un analista militar de la ecuatoriana Universidad San Francisco.

Quito VS Bogotá

Ecuador se negó a renovar un acuerdo suscrito en 1999 con Estados Unidos para permitir la operación de una base en el puerto de Manta, en nombre de la soberanía del país, y atendiendo la recomendación del mandatario venezolano, según analistas.

Pero, para Washington ubicar bases militares en el Pacífico es clave para su lucha antidroga, por lo que recurrió a Colombia, su mayor aliado en la región.

Correa ha señalado que, como presidente de la Unasur, impulsará la seguridad regional y convocará a una Consejo de Defensa Suramericano a fines de agosto para evaluar las implicaciones del aumento de la cooperación militar entre Bogotá y Washington.

En medio de la crisis, Colombia ha señalado que la Unasur podría morir bajo la presidencia de Ecuador por las controversias entre ambas naciones.

Baumbach agregó que se espera que los presidentes suramericanos decidan en la reunión la creación de cuatro nuevos consejos ministeriales de Unasur: Infraestructura y Planeamiento; Desarrollo Social, Combate al Narcotráfico, y Educación, Cultura, Tecnología e Innovación.

Además dijo que la declaración conjunta estará "centrada en la crisis económica y financiera y en los avances y desafíos de Unasur", y se espera "un comunicado conjunto sobre las Malvinas".

Los Gobierno de Correa y Uribe rompieron relaciones diplomáticas el año pasado luego de un incursión del Ejército colombiano en la selva ecuatoriana para destruir un campamento de las subversivas Farc. "Es Colombia la que puede irse aislándose con estas actitudes. Unasur no está de muerte y Colombia no podrá abandonarla, va a vivir una vida polémica al interior de la Unasur", dijo el ministro de Defensa ecuatoriano, Javier Ponce.

La Unasur está integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Temas relacionados