Fricciones entre dos vecinos inseparables: Venezuela y Colombia

Cronología de algunas de la 'rabietas' del presidente Chávez.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ordenó el sábado el regreso de su embajador a Bogotá, unos pocos días después de que retiró al diplomático en medio de una crisis por los planes de Colombia de aumentar la cantidad de soldados estadounidenses en su territorio.

Los insultos, amenazas y protestas diplomáticas son comunes ente el presidente izquierdista y su homólogo conservador colombiano, Alvaro Uribe, pero los dos líderes suelen reconciliarse rápidamente.

Enfadado por los planes de desplegar más soldados estadounidenses en bases colombianas como parte de las operaciones contra el narcotráfico, así como por las acusaciones de que respalda a los rebeldes que luchan contra el Gobierno de Uribe, Chávez retiró el mes pasado a sus enviados desde Bogotá y el miércoles amenazó con sanciones económicas.

A continuación, algunos de los datos claves sobre los vecinos y su historia conjunta:

Venezuela y Colombia comparten una frontera de 2.200 kilómetros y cientos de años de historia imprevisible. Luego de que ambas se emanciparon del imperio español gracias al libertador Simón Bolívar en el Siglo XIX, ambos países fueron el centro de una república de corta duración conocida como Gran Colombia, que también incluía a Ecuador y Panamá.

Las cuatro décadas de conflicto interno de Colombia han traspasado la frontera venezolana durante años, pero la cercanía ideológica de Chávez y los rebeldes marxistas de las Farc ha llevado al Gobierno de Uribe a acusar al líder venezolano de apoyar a la guerrilla cada vez con mayor frecuencia.

Chávez frecuentemente responde a tales acusaciones no sólo con represalias diplomáticas, sino con una serie de insultos contra Uribe, quien ha sido llamado un "mafioso" relacionado con los paramilitares de ultraderecha.

El miércoles, Chávez acusó a Uribe de "escupir mentiras" sobre él. El Gobierno de Uribe ha amenazado con llevar a Chávez a una corte internacional, alegando que respalda el genocidio de los rebeldes izquierdistas colombianos.

El llamado de Chávez a sus diplomáticos desde Colombia en julio es la tercera medida similar desde el 2005, cuando las tensiones aumentaron debido al arresto en Caracas de un líder de las Farc en una operación liderada por la policía colombiana.

Ambos países plantearon la posibilidad de una guerra el año pasado, luego de que Colombia realizó una incursión en territorio ecuatoriano y bombardeó un campamento de los guerrilleros, lo que motivó movimiento de tropas de parte de Quito y Caracas.

Chávez cortó las relaciones diplomáticas con Bogotá y amenazó con detener el comercio fronterizo.

A pesar de las fricciones, el comercio a florecido en los años recientes hasta alcanzar los 7.000 millones de dólares en el 2008. Gracias al ingreso de dinero por el alza de precio de su principal exportación, el petróleo, Venezuela a comprado productos agrícolas colombianos y vehículos a cambio de combustible y químicos.

En tiempos más tranquilos, Chávez y Uribe han mostrado una relación compenetrada, intercambiando abrazos y bromas y acordando la creación de un gasoducto transfronterizo de gas natural.

Temas relacionados